Noah's Flood and God's Calendar article by Don Roth Biblical Calendar Proof presentation in Spanish The Ten Virgins and Christ's Return biblical article by Don Roth
Don Roth's Evidence proving the true Biblical Calendar

Pentecostés – El Día Olvidado

Artículo Impresa PDF

 

 

Pentecostés – El Día OlvidadoPentecostés – El Día Olvidado

26 de diciembre, 2018

A diferencia de la navidad, la cuaresma y la pascua (Easter), que son todas fabricaciones del hombre que no se encuentran en la Biblia dentro de las fiestas solemnes, Pentecostés sí es una fiesta de la que hay evidencia tanto en el Antiguo como Nuevo Testamento. De hecho, este día marca el inicio del llamado de Dios a todas las naciones del mundo para que se arrepientan y cambien su manera de vivir, aceptando el sacrificio de Cristo y recibiendo el don del Espíritu Santo. Hechos 2:38 es prueba de esto, “Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Las personas invierten muchas semanas preparándose para estas fiestas creadas por el hombre, sin que la Biblia instruya que así se haga. Además, no hay evidencia histórica de que aquellos que Dios llamó a una nueva vida en Cristo observaran estos días.

PENTECOSTÉS Y LA IGLESIA PRIMITIVA

Cita del libro llamado “Las Fiestas de Dios en la Escritura y la Historia” por Samuel Bacchiocchi, pág. 204, “Eusebio de Cesarea (alrededor de 260-340 d.C.), conocido como “el padre de la historia de la iglesia”, se refirió a Pentecostés como “la fiesta de las fiestas”. Juan Crisóstomo (alrededor de 347-407 d.C.), la “boca dorada” – “el predicador usó frases similares en su sermón de Pentecostés: “Hoy hemos llegado a la cima de todas las bendiciones, hemos alcanzado el capitolio (metrópolis) de las fiestas, hemos obtenido el fruto de la promesa de nuestro Señor”. Al final de la página 205 de este mismo libro escribe, “Pentecostés: un periodo de 50 días de regocijo. Las últimas referencias a Pentecostés describen la fiesta como un periodo de 50 días de regocijo en los logros redentores de Cristo. Por ejemplo, la última mención de Pentecostés que se encuentra en el apócrifo hechos de Pablo (alrededor del 180 d.C.), dice: “Mientras que Pablo estaba en prisión, los hermanos, puesto que era Pentecostés, no lloraron, ni tampoco doblaron rodilla, sino que se mantuvieron en pie, orando con regocijo.”

La costumbre de abstenerse de llorar, ayunar y arrodillarse entre la Pascua y Pentecostés es confirmada por otros documentos que se examinarán luego.  En este punto solo quiero destacar el hecho de que en este texto Pentecostés se ve como un tiempo de gozo, en lugar de una fiesta de un solo día.” Fin de la cita.

PENTECOSTÉS Y PABLO

La Biblia también deja claro que Pentecostés era un día para ser recordado y observado, como lo señala el Nuevo Testamento en Hechos 20:16, “Porque Pablo había decidido dejar a un lado a Efeso para no detenerse en Asia, pues se apresuraba para estar, si le era posible, el día de Pentecostés en Jerusalén.” Note también en Hechos 18:21, “se despidió de ellos, diciendo: Volveré a vosotros otra vez, si Dios quiere. Y zarpó de Efeso.” Y 1 Corintios 16:8, “Pero me quedaré en Efeso hasta Pentecostés.”

Aquí Pablo está haciendo mención especial de este día; no solo por su importancia histórica, sino por su entendimiento profético futuro, que era comprendido por los cristianos. El Antiguo Testamento está lleno de profecías que fueron llevadas a cabo en el Nuevo Testamento y más allá de ese tiempo, hasta la actualidad. Pentecostés es una parte integral de esas profecías.

MÁS DEL SIGNIFICADO DE PENTECOSTÉS APARTE DE HECHOS 2

¿Por qué estaban los cristianos originales tan cautivados por este día que es tan ignorado ahora? ¿Había un cumplimiento futuro más allá de Hechos 2 que ellos entendían y que se perdió en la actualidad? Ellos entendían las profecías que se centraban en este importante día de Pentecostés, y ansiaban su cumplimiento con gran anticipación.La importancia total de este día se encuentra en las instrucciones originales cuando se ven como una sombra profética de lo que el futuro será. Estas instrucciones dadas por Dios acerca de cómo y cuándo observar estos días contenían el gozo de la anticipación que los cristianos sentían.

Esas instrucciones fueron dadas por Dios en Levítico 23:10-11, “Habla a los hijos de Israel y diles: "Cuando entréis en la tierra que yo os daré, y seguéis su mies, entonces traeréis al sacerdote una gavilla de las primicias de vuestra cosecha. "Y él mecerá la gavilla delante del SEÑOR, a fin de que seáis aceptados; el día siguiente al día de reposo el sacerdote la mecerá.” Y en los versículos 15-16 dice, "Contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que trajisteis la gavilla de la ofrenda mecida; contaréis siete semanas completas. "Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo día de reposo; entonces presentaréis una ofrenda de espiga tierna al SEÑOR.

ENTENDIENDO LA OFRENDA DE LA GAVILLA MECIDA

Sin el entendimiento de la ofrenda de la Gavilla Mecida y la imagen profética que esta presenta, es imposible comprender lo que el día de Pentecostés debe significar para los llamados del Padre, aquellos que están siguiendo el ejemplo que Cristo les dejó cuando caminó por esta tierra. Esta ofrenda era el primer fruto (grano) tomado del campo para ser mecido delante de Dios, para que Él lo aceptara en nombre de quienes lo cultivaron. Este era el grano puro, no contaminado con levadura (pecado), y representa a Cristo, la primicia de los que serían aceptados por el Padre, como lo prueba 1 Corintios 15:20, “Mas ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron.”

Esto en realidad sucedió en Juan 20:17, y representa la aceptación oficial del sacrificio de Cristo por parte del Padre, como se dibuja en el acto de mecer el grano que realiza el sumo sacerdote en Levítico 23. Juan 20:17, “Jesús le dijo: Suéltame porque todavía no he subido al Padre; pero ve a mis hermanos, y diles: "Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios."

La reunión de Cristo con el Padre debía darse inmediatamente. Él no podía permitir que el deseo de María de estar con Él interfiriera con el cumplimiento de la ofrenda de la Gavilla Mecida.

Esto sucedió en el primer día de la semana, temprano en la mañana, lo que refleja el primer acto del sumo sacerdote en ese mismo día. Es a partir de esta ofrenda de la Gavilla Mecida que se nos instruye que se cuenten siete shabbats para llegar al día 50 – Pentecostés. Repitiendo, Levítico 23:15-16, “Contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que trajisteis la gavilla de la ofrenda mecida; contaréis siete semanas completas. "Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo día de reposo; entonces presentaréis una ofrenda de espiga tierna al SEÑOR.

TRES MANERAS DE CONTAR PENTECOSTÉS

Las instrucciones deben ser entendidas correctamente para observar Pentecostés en el día correcto. Actualmente hay tres maneras de contar para llegar a lo que se cree es el día correcto. La cuenta judía, que es la que sigue el Movimiento Mesiánico; la cuenta que realizan unos pocos grupos que guardan el shabbat, usando el shabbat semanal para contar las siete semanas de Levítico 23; y un tercer tipo de cuenta que realizan unos pocos grupos en la que le agregan un día más, claramente sin cumplir con que sean 50 días.

EL SISTEMA JUDÍO

El sistema judío dice que la cuenta comienza en el primer día de Panes Sin Levadura, un día de guardar. Juan 19:31, “Los judíos entonces, como era el día de preparación para la Pascua, a fin de que los cuerpos no se quedaran en la cruz el día de reposo (porque ese día de reposo era muy solemne), ...” Juan estaba corrigiendo la idea de que era un shabbat semanal, aclarando que este era un día de guardar a causa de la fiesta solemne.

Los judíos usan este argumento para probar su creencia. Citando del mismo libro de Samuel Bacchiocchi, página 169, “Esta pregunta se convirtió en un sobresaliente punto de contienda entre los fariseos y saduceos. Los fariseos interpretaban el shabbat como un día festivo de la temporada de la Pascua, 15 de Nisan, el cual era el primer día de la fiesta de los Panes Sin Levadura. Por ende, ellos mecían la primera gavilla de cebada al día siguiente, el 16 de Nisan, y a partir de ese día contaban los 50 días hasta Pentecostés. La principal base de esta interpretación viene de la versión griega (la Septuaginta) de Levítico 23:11, “Y agitará la gavilla delante de Señor, acepta para vosotros; el día siguiente al primero (de Panes Sin Levadura) la agitará el sacerdote.”  Pero en el versículo 15 del mismo capítulo se lee, “Y contaréis, desde el día después del sábado, desde el día que ofreciereis la gavilla de la oblación, siete semanas enteras.” La palabra “sábado” en griego, cuando se usa sola, solo puede referirse al séptimo día de la semana o a la semana entera, pero no a una fiesta anual.

“En el Targum de Jerusalén encontramos la misma interpretación de Levítico 23:11, “Después del primer día de la fiesta de Pascua”. Philo y Josefo apoyaban esta misma tradición. Philo escribió, “Dentro de la fiesta de los Panes Sin Levadura hay otra fiesta después del primer día.” De manera similar Josefo escribió, “Desde el segundo día de Panes Sin Levadura se cuentan 50 días.” También usan Josué 5:11 incorrectamente como prueba.” Fin de la cita.

Al consultar el Calendar Generator para el día en que cruzaron el Jordán, 1488 a.C., se encuentra que la Pascua fue un viernes, lo que ubica la Gavilla Mecida en un domingo. Como este calendario es una cuenta absoluta de shabbats que comienza en la creación y llega hasta la actualidad en incrementos de siete, se une perfectamente con la semana actual. Muestra correctamente que la Pascua esa semana se dio en un viernes.

Pentecostés – El Día Olvidado

Este año es una excepción, y no prueba nada, ya que el calendario muestra que la cuenta de los fariseos y la de Dios terminan en el mismo día. Cuando la Pascua, el 14 de Nisan, cae en viernes, los dos sistemas concuerdan.

Puesto que los fariseos siempre ubican este día en el 15 de Nisan, Pentecostés siempre es el día 6° del tercer mes, Sivan, lo que significa que el día de la semana en que se observa cambiará de acuerdo con el número de día del mes en que se fije, de la misma manera que ocurre con el calendario gregoriano. ¿Por qué Dios haría que usted cuente semanas para observar Pentecostés correctamente si siempre cae en el mismo día?

Esta es la manera en que los judíos cuentan: el primer día de Panes Sin Levadura, un día de guardar, es el 15 de Nisan, que tiene 30 días. Los últimos 15 días del mes, más los 29 días del segundo mes, Iyar, más seis días del tercer mes, Sivan, es igual a 50 días.

La tradición judía siempre ha sido celebrar Pentecostés en el día 6 de Sivan. Ellos alegan que la prueba de esta creencia se encuentra en su historia (tradición), y que esta designa el 6 de Sivan como Pentecostés. Los judíos han guardado este día por muchos años, y fueron los primeros en celebrarlo, por lo que dicen que no pueden estar equivocados.

ENTENDIENDO LA PALABRA SHABBAT

Cuando se entiende correctamente, se ve que no fueron los judíos los que instituyeron Pentecostés, sino Dios. Se requiere una mirada cercana a las instrucciones. Como ya se notó, la cuenta debe empezar el día DESPUÉS del shabbat en que se mecía la gavilla. ¿Era este un día de guardar o un shabbat? La respuesta se encuentra al comparar la palabra hebrea para el shabbat semanal en Levítico 23:3 (#7676 de Strong) con la palabra shabbat que se encuentra en Levítico 23:24, que era una fiesta solemne, la Fiesta de las Trompetas (#7677 de Strong).

Claramente el hebreo original tiene dos palabras diferentes traducidas al español con una misma palabra. La #7676 se refiere al descanso semanal, y la #7677 es la acción de descansar. Se puede observar que hay una diferencia en Éxodo 16:23, donde Dios revela el uso correcto de la palabra shabbat. Aquí los traductores usaron estas dos palabras juntas, mostrando su diferencia y cómo se deben entender. “él les respondió: Esto es lo que ha dicho el SEÑOR: "Mañana es día de reposo (#7677), día de reposo (#7676) consagrado al SEÑOR."

Como resultado de la diferencia entre las palabras en este versículo, se puede entender que Dios ha hecho una diferencia entre estas dos palabras. En el Antiguo Testamento la palabra shabbat #7676 se usa 107 veces. Se usa para señalar el séptimo día de la semana o para describir el tipo de reposo que Dios quería que se entendiera. Es incorrecto usar Éxodo 31:13-14 para probar que esta palabra también se usa para las fiestas solemnes y para los shabbats semanales y que es la misma palabra en el texto hebreo, porque aquí se está usando el plural de shabbat #7676. “Habla, pues, tú a los hijos de Israel, diciendo: De cierto guardaréis mis días de reposo, porque esto es una señal entre yo y vosotros por todas vuestras generaciones, a fin de que sepáis que yo soy el SEÑOR que os santifico. Por tanto, habéis de guardar el día de reposo porque es santo para vosotros. Todo el que lo profane morirá irremisiblemente; porque cualquiera que haga obra alguna en él, esa persona será cortada de entre su pueblo.

Los siguientes tres versículos definen lo que significa el plural de shabbat en los versículos anteriores, y claramente se refiere a la observación del séptimo día de la semana, no a las fiestas solemnes. Las fiestas solemnes son días individuales observados una vez al año. El shabbat semanal se observa múltiples veces en el año, siendo la razón por la cual la Biblia usa el plural de la palabra shabbat #7676.

Al continuar leyendo los versículos 15-17, se vuelve claro que el plural de shabbat se refiere al séptimo día de la semana.

LA CUENTA DE LA BIBLIA HASTA PENTECOSTÉS

¿La Biblia contiene una cuenta que sin duda resuelva este dilema de cómo contar hasta Pentecostés? La respuesta se encuentra en dos escrituras del Nuevo Testamento. Juan 20:17 y Hechos 1:3. Aquí es donde el ejemplo de la verdadera cuenta se encuentra, probando que la cuenta de los 50 días comienza después del shabbat semanal, no en la fiesta solemne. Como ya se señaló, la gavilla mecida de grano puro representaba a Cristo como ofrenda sin pecado. Juan 20:1 afirma que fue en un domingo (el primer día de la semana) que Cristo fue al Padre.

No hay controversia acerca de que la cuenta dura 50 días tanto en la tradición judía como en la cuenta del shabbat semanal.

Debe saber que la creencia de que la crucifixión se dio en un viernes es un mito que no está fundamentado por ningún registro bíblico. Esto es comprobado en el artículo “Cristo fue Crucificado un Viernes y Resucitó un Domingo?, en la página www.biblicalcalendarproof.com. El calendario para el año 30 d.C. muestra que la Pascua (el día de Su crucifixión), el 14 de Nisan, fue un miércoles. Por lo tanto, el primer día de Panes Sin Levadura fue un jueves, una fiesta solemne, como Juan lo señala en Juan 19:31, “Los judíos entonces, como era el día de preparación para la Pascua, a fin de que los cuerpos no se quedaran en la cruz el día de reposo (porque ese día de reposo era muy solemne), pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y se los llevaran.

Pentecostés – El Día Olvidado

CRISTO, LA OFRENDA DE LA GAVILLA MECIDA

Al usar la cuenta judía, que comenzaba en jueves, el día de la fiesta solemne, el día 50, habría sido un viernes. Puesto que Cristo estaba muerto y en la tumba ese día, Él no podía presentarse como la ofrenda de grano puro requerida. La cuenta no hubiera comenzado hasta que Él resucitara, de la misma manera en que la gavilla debía ser mecida por el sumo sacerdote para que Dios la aceptara y luego las personas pudieran comer de ese grano.El artículo titulado “¿Cristo fue Crucificado un Viernes y Resucitó un Domingo?” prueba que Cristo resucitó en la tarde del shabbat semanal, y luego esperó hasta la mañana del domingo para ir al Padre para ser aceptado, cumpliendo así la ofrenda de la gavilla mecida.

Fue en el primer día de la semana que Él se presentó a Sus seguidores, de acuerdo con Juan 20:1, “Y el primer día de la semana María Magdalena fue temprano al sepulcro, cuando todavía estaba oscuro, y vio que ya la piedra había sido quitada del sepulcro.

LA CUENTA DEL NUEVO TESTAMENTO HASTA PENTECOSTÉS

En Hechos 1:3, se encuentra la cuenta de los días desde Su aparición hasta Su ascensión al cielo. “A éstos también, después de su padecimiento, se presentó vivo con muchas pruebas convincentes, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles de lo concerniente al reino de Dios.”

Esto significa que la cuenta de los 50 días comenzó en un domingo, el día después del shabbat semanal. Su ascensión fue 40 días después, en un jueves. Pentecostés fue, entonces, 10 días después, en un domingo, en el día 50, probando que la cuenta comenzó en un domingo, después del primer shabbat de Panes Sin Levadura, no después del primer día de guardar de esta fiesta solemne. ¿Hay alguna prueba mayor que la dada por nuestro Salvador?

LA SOMBRA PROFÉTICA DE PENTECOSTÉS

La iglesia del Nuevo Testamento comprendía la sombra profética que encerraba Pentecostés, y esperaban este día con ansias. Lamentablemente, este entendimiento se perdió en el cristianismo moderno. Cuando se ve como una sombra profética de lo que habría de venir, Pentecostés se entiende como debe ser. Muestra el importante evento futuro que los llamados de Dios esperan, y se encuentra en las instrucciones originales de cuándo, cómo y por qué se debe celebrar este día. Muestra la verdadera importancia para todos aquellos que creen y confían en el sacrificio de Cristo.

¿Cuál es el significado de Pentecostés más allá de esta nueva era de los ahora llamados a arrepentimiento y a un nuevo estilo de vida? Se encuentra en la tipología presentada por Dios en la ofrenda de la gavilla mecida, seguida por las siete semanas que llevan a Pentecostés. Estas siete semanas originales eran el tiempo que tomaba cosechar el trigo. La primera y más pequeña cosecha era la de la cebada, que requiere de cinco meses para madurar; y la gavilla se tomaba de esta cosecha. Los hombres y mujeres de Dios en el Antiguo Testamento terminaron en el momento de la muerte de nuestro Salvador, la ofrenda de la gavilla mecida.

LOS DOS PANES

Las siete semanas de la cosecha del trigo representaban a aquellos llamados desde el Pentecostés del año 30 d.C. hasta la venida de Cristo. Para comprender lo que este día debe significar para nosotros, se deben observar las instrucciones del Antiguo Testamento en Levítico 23:16-17, 20. “Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo día de reposo; entonces presentaréis una ofrenda de espiga tierna al SEÑOR. Traeréis de vuestras moradas dos panes para ofrenda mecida, hechos de dos décimas de un efa; serán de flor de harina, amasados con levadura, como primeros frutos al SEÑOR.” (…) “Entonces el sacerdote los mecerá junto con el pan de los primeros frutos y los dos corderos, como ofrenda mecida delante del SEÑOR; serán cosa sagrada del SEÑOR para el sacerdote.

Hay dos panes que se debían mecer; uno para los creyentes del Antiguo Testamento y otro para los creyentes del Nuevo Testamento.

Note la diferencia entre la ofrenda de la gavilla mecida, hecha de grano puro, y la segunda ofrenda, de dos panes con levadura. Puesto que la Biblia siempre emplea la levadura para representar el pecado, se vuelve claro que estos dos panes representan a aquellos que han dejado el estilo de vida del mundo – el pecado.

Note: El grano de estos dos panes no viene de los primeros frutos dados al sacerdote, sino del grano que se usaba para el pan de todos los días. Esta imagen nos dice que este pan no representa una clase especial de personas, sino ciudadanos ordinarios. Para presentar estos dos panes se tuvo que someter el trigo a un proceso en el que se molió, se mezcló con levadura y luego se le dio forma para hornearlo. Nosotros somos esos granos de trigo que nacimos en un mundo donde el pecado es el estilo de vida promedio, con la filosofía de “obtenga lo que quiera de la manera en que pueda”, que lleva a robar, mentir o asesinar para lograr los objetivos propuestos, teniendo en mente que igual se ocultan las malas intenciones.

EL PLAN DEL PADRE

La esencia del plan del Padre es ponernos en un mundo de caos para que sintamos el dolor y veamos los resultados que genera quebrantar Su Ley impunemente. El quebrantamiento de las leyes de Dios es la verdadera causa del sufrimiento del hombre.

Sin el proceso de horneado la levadura destruiría por completo la harina. El hombre en su condición presente se está destruyendo a sí mismo. Sin que el Padre envíe a Su Hijo una segunda vez para evitar que nos destruyamos y destruyamos la tierra, el mundo como lo conocemos terminaría. Mateo 24:22 dice, “Y si aquellos días no fueran acortados, nadie se salvaría; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

Hay quienes son llamados por el Padre. Juan 6:44, “Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.Revelaciones 17:14 nos dice en las palabras más simples cómo será ejecutado el plan de Dios, “Estos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque Él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con Él son llamados, escogidos y fieles.” Estos son los que están siendo preparados por el Padre para el trabajo de asistir a Cristo en el Reino venidero.

Juan 15:1-2, 5-6, “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo quita; y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto.” (…) “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer. Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman.”

EL PROCESO DE HORNEADO

Considere cómo funciona el proceso de horneado. Cuando en calor del horno comienza a matar la levadura de la capa externa del pan, es símbolo del cambio a un nuevo estilo de vida. El primer y obvio cambio que uno hace de una vida de pecado a una en la que comienza a entender lo que significa vivir por la ley de Dios. El calor del horno continúa penetrando el pan, matando la levadura (pecado), de la misma manera en que nosotros vamos venciendo nuestra naturaleza pecaminosa. Cuando toda la levadura ha muerto, podemos ver el resultado final que describe Efesios 4:13, “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.”

EL VERDADERO SIGNIFICADO DE PENTECOSTÉS

Considere al Padre como el panadero que conoce cómo controlar el calor del horno para crear un pan perfecto. Las iglesias de este mundo invierten su fervor religioso en celebrar días como navidad, la cuaresma y la pascua (Easter) cuando estas fechas siquiera son mencionadas en la Biblia ni las celebraron en la iglesia primitiva. Los cristianos del Nuevo Testamento ponen su gozo en el anhelo de que llegue el día de Pentecostés. ¿A qué se debe esta extrema diferencia? Cuando Cristo fue resucitado en el día en que el sumo sacerdote mecía el grano puro para que Dios lo aceptara, ellos sabían que los dos panes horneados con levadura los representaban a ellos y el día en que resucitarían - ¡Pentecostés!

Para más información sobre este tema, lea los artículos: “Cristo fue Crucificado un Viernes y Resucitó un Domingo?, “La Ofrenda de la Gavilla Mecida”, en www.biblicalcalendarproof.com

_