Noah's Flood and God's Calendar article by Don Roth Biblical Calendar Proof presentation in Spanish The Ten Virgins and Christ's Return biblical article by Don Roth
Don Roth's Evidence proving the true Biblical Calendar

Propósito Del Hombre

Artículo Impresa PDF

 

 

Propósito Del HombrePropósito Del Hombre

Como se mostró en la presentación anterior, hay un Sistema bíblico de tiempo en el que los eventos históricos de la Biblia pueden traerse a la luz.

Continuar revelando la verdadera línea del tiempo eliminará las insinuaciones y falsas ideas que muchos tienen del valor histórico de la Biblia. Al continuar después de la narrativa de la creación discutida en el video pasado, se debe poner una base. Pregúntese ¿qué quieren lograr el Padre y Cristo a través del acto de la creación?

Génesis 1:26 llama nuestra atención cuando ahondamos en los primeros tres capítulos de la Biblia. Aquí Dios revela Su propósito fundamental detrás de la creación de este mundo, con toda la belleza y detalle que contiene. Es tan complejo que el hombre podría pasar su vida entera estudiando una sola planta o animal o cualquier elemento de la creación.

Con una simple palabra de los dos seres de la Deidad, es revelada una importante obra que ha ocupado Su total atención por más de 6000 años. Note en Génesis 1:26, “Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.

La mayoría leen este pasaje y asumen que las dos palabras usadas aquí, “imagen” y “semejanza” significan lo mismo. Sin embargo, son dos palabras muy diferentes con significados independientes. En el sistema de numeración de Strong, la palabra “imagen” es la #6754 y “semejanza” es la #1823.

Al entender lo que estas palabras deben transmitir en lugar de lo que la traducción sugiere, Dios revela la razón de poner al hombre en este planeta.

La palabra “semejanza”, #1823, significa que Dios creó al hombre con la misma figura externa de Él – cabeza, brazos, piernas, cuerpo, pies. Lo más importante de la construcción del hombre fue el desarrollo de su carácter, tipificado por la palabra “imagen”. Dios quería darle al hombre la habilidad de resolver problemas, anticipar los resultados de algo antes que acontezca. Dios le dio la oportunidad de gobernar su entorno, como dice Génesis 1:28, “Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.

La palabra “sojuzgar” es la #3533, y el Theological Word Book of the Old Testament dice sobre ella, “Por lo tanto, “sojuzgar” en Génesis 1:28 implica que la creación no seguirá las órdenes del hombre alegre o sencillamente, y que el hombre debe hacer que la creación se someta por medio de la fuerza. No es para gobernar al hombre.” Este fue el método primario que Dios planeó para desarrollar el carácter del hombre.

Ahora, Dios también advirtió a Adán que el tomar las decisiones incorrectas lo haría sufrir y acabaría con su vida. Él le dio al primer hombre y la primera mujer libre albedrío para dirigir sus vidas, les permitió ser su propia agencia moral, les dio libertad de decidir por sí mismos si algo es correcto o incorrecto. Así que ¿qué le da felicidad y satisfacción al hombre? Y en el lado opuesto ¿qué le trae dolor, sufrimiento y desilusión?

La parte más importante de la construcción del hombre es su carácter. Dios quería que el hombre gobernara la creación, que tomara buenas decisiones. The Theological Word Book of the Old Testament, página 768 dice, “El hombre fue hecho a la imagen (selem) y semejanza (dmut) de Dios, por lo que tiene dominio sobre la creación de Dios como vice regente. El Salmos 8:5-8 similarmente cita la gloria, honor y dominio que le fue dado al hombre. La imagen de Dios no se trata del cuerpo del hombre, hecho de barro, sino de la semejanza espiritual, intelectual y moral que tiene con Dios, de quien obtuvo su aliento de vida”.

Dios quería crear en el tiempo Su propio carácter en el hombre, no algo que se pudiera crear con una instrucción, como pasa en el reino animal. Los animales actúan de acuerdo con las circunstancias que Dios programó dentro de ellos, muy diferente de como el hombre fue creado. El hombre y la mujer eran libres de decidir por sí mismos, tenían libre albedrío.

Hoy en día creemos que todo humano tiene libre albedrío como Adán y Eva. La verdad es que el hombre, en su estado actual, tiene dificultades para entender la verdad. El hecho de que tengamos muchos sistemas ideológicos que compiten, todos alegando que tienen la verdad o el camino correcto a la vida, prueba que el hombre no es capaz o libre de elegir el camino correcto. Hay solo una sola verdad que nos lleva al camino correcto.

En Mateo 7:13-14 Cristo define el camino a la verdad cuando Él dice, “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Pocos la hallan, no las grandes organizaciones religiosas que dicen tener la verdad.

Una vez que Adán y Eva eligieron el sistema incorrecto al comer del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, el plan de Satanás de promover la supervivencia del más fuerte creó el modo de vida que el hombre vive hasta hoy – un mundo de guerra, enfermedad y la batalla constante por el dominio a la fuerza y a través del engaño. Hay una sola forma de entender la verdad. En Juan 6:44 Cristo dice, “Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.” El acercar al Padre a través de Su Espíritu no es algo “físico”, sino es abrir la mente. Una vez más le da al individuo llamado el libre albedrío – una oportunidad de seguir la verdad, el camino de vida, o continuar en una vida de desesperanza diseñada por Satanás para llevar al hombre a destrucción.

Esto no significa que el hombre no puede decidir cosas como dónde vivir, trabajar o qué comer. Él puede entender la complejidad del mundo en que vive. Lo que quiere decir esto es que el hombre no puede entender la razón de su existencia. El hombre va por la vida creando escenarios para darle sentido a su vida. Esta es la razón por la que tantas organizaciones religiosas compiten. Algunos hombres llegan a creer que la vida se trata de disfrutar el momento, negando que hay vida después de la muerte o cualquier otro significado para la vida. El hombre vive para conseguir placeres de la manera que sea, pensando que debe hacerlo ahora que puede. Esto es materialismo ateísta, y es la base de muchos de los problemas de la sociedad actual.

MUCHOS SON LOS LLAMADOS

¿Dónde está usted en este mundo de ideas confusas sobre el propósito de la vida en la tierra? ¿Entiende lo que significa que el Padre lo llame? Mateo 20:16 dice, “Así, los últimos serán primeros, y los primeros, últimos.” Y Mateo 22:14 dice, “Porque muchos son llamados, pero pocos son escogidos.” Esto deja claro que ser llamado no garantiza la salvación. En este punto los llamados tienen sus mentes abiertas y pueden elegir lo que la nueva vida en el Padre ofrece, una oportunidad de entrar por la puerta angosta. Una vez más los llamados tienen libre albedrío, la libertad de elegir. Ellos pueden decidir entrar por la puerta angosta o ignorarla. La mayoría la ignoran.

Juan 6:17 añade a lo antes mencionado sobre los dos seres de la Deidad de Génesis 1:26. ¿Qué han estado haciendo estos seres? Cristo revela lo que ellos estaban haciendo y quiénes eran. En Juan 5:17 dice, “Pero Él les respondió: Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo.” Su trabajo comenzó en la creación y continúa hasta la actualidad.

Quiénes eran y qué trabajo estaban haciendo se encuentra en Juan 15:1-6, “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo quita; y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer. Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman.” ¡Se queman!

DEFINICIÓN DEL PROPÓSITO DEL HOMBRE

Lamentablemente, la idea de “dar más fruto” se toma como salvar el alma llevando a más personas a Cristo. ¡Nada puede estar más alejado de la verdad! Como ha sido mostrado, es el Padre el que decide quiénes son llamados, no los hombres. Al hombre le toca revelar la palabra escrita. En Efesios 4:13 Pablo explica lo que es dar fruto, “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.” Cristo también lo aclara en Mateo 5:48, “Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

El hombre necesita desarrollar un carácter de buena moral. Debe poder conducir su vida reconociendo al que se la dio, teniendo un gran respeto por Dios. Debe reconocer y celebrar este regalo cada semana. Es necesario que tenga una buena actitud con las personas con que se relaciona a diario. Esto implica no mentir, no robar, no matar. Significa honrar a quienes continúan dando vida. Significa no interferir en la relación de un esposo y una esposa y, lo más importante, no contemplar hacer nada contrario a la manera en que debemos conducirnos con Dios y nuestro prójimo, porque sería precursor de un carácter engañoso. El pensamiento siempre debe preceder a la acción.

La manera en que conducimos nuestras vidas desmiente nuestro carácter. Nuestras acciones delimitan nuestro carácter – justo o injusto. La Biblia es la instrucción de Dios al hombre.

ENTENDIMIENTO DE LAS IMPERFECCIONES DEL HOMBRE

En Génesis 3 se ve a Adán y Eva ejerciendo su libre albedrío. Ellos eligieron el camino incorrecto, y el hombre a través de la historia ha seguido ese camino y pagado el precio. De ese punto en adelante la mente del hombre no ha podido ver la verdad de Dios. Aún cuando se le presenta la verdad no pueden ver que su camino es de maldad. Mateo 13:14-15 dice, “Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: "al oír oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis; porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible y con dificultad oyen con sus oídos; y sus ojos han cerrado, no sea que vean con los ojos, y oigan con los oídos, y entiendan con el corazón, y se conviertan, y yo los sane."

Sin importar cuán lógica y persuasiva sea la evidencia presentada, el hombre no la puede aceptar porque es contraria al mundo competitivo en que vive. Algunos admiten que el camino de vida de Dios, si se practica, resultaría en una utopía. Sin que el Padre abra sus mentes parece imposible y poco realista para la sociedad actual, así que continúan en sus propios caminos.

El hombre solo ve que necesita defenderse de los demás o vencerlos para llegar a la cima o a cualquier cosa que le dé seguridad.

EL LIBRE ALBEDRÍO

Para el hombre en la sociedad actual e incluso tiempo atrás, sin que Dios abra su mente, es imposible e irreal cambiar su manera de vivir para que siga los principios bíblicos. ¿Recuerda lo que dijo Cristo en Mateo 20:16 y 22:14? “Muchos son llamados, pero pocos son escogidos” Y en Mateo 7:14 dice que solo pocos encuentran y pasan por la puerta estrecha para atravesar el difícil camino de vida. Es cuando el Padre abre la mente de la persona que esta ve la verdad y regresa a tener libre albedrío. Cuando esto pasa son libres de buscar la puerta angosta y pasar por ella.

Todo esto puede explicarse a través del correcto entendimiento de la parábola del sembrador en Mateo 13:1-9. El Padre, el que llama, es el sembrador. La semilla es el llamado de Dios. La primera semilla cae junto al camino, y es consumida por las aves. Estos fueron los llamados que llegaron a la puerta mas no entraron. El mundo de Satanás es muy seductor como para que ellos lo dejen, y aunque vieron la puerta regresaron al camino del enemigo porque el mundo los llamaba.

Los elegidos fueron los que entraron. ¡Recuerde! El camino es angosto y difícil. Aquellos que entraron caen en tres categorías. Primero los que cayeron en las rocas, siendo entusiastas al inicio, pero perdiendo la motivación cuando vieron que el camino es duro. Los otros fueron los que los espinos ahogaron; tienen más determinación, resistieron más pero también se equivocaron al volver a ver atrás y recordar los “buenos tiempos”. Son ahogados por los problemas que enfrentan al batallar contra el mundo. El último grupo son los que caen en buena tierra, son nutridos por el Espíritu de Dios y las palabras de Cristo. Entienden profundamente que el camino de Dios es el único camino en el que el hombre no pasará por el dolor y sufrimiento de este mundo.

Entre más deseen ellos la verdad, más les dará Dios de Su Espíritu para que ellos tengan poder y venzan. Esto les permite aferrarse al camino de Dios, atravesar el camino que lleva a la vida eterna, aún si esto significa perder su vida física.

SIGNIFICADO DE “COMER”

Ahora se puede entender mejor lo que Dios quería decir cuando le prohibió a Adán y Eva comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. Al comer del árbol prohibido ellos se unieron al sistema que Satanás promovía, un sistema basado en obtener. Previo a su aparición, Dios le mostró a Adán y Eva el árbol de la vida, que representa Su sistema de amor y cuidado por el hombre.

¿Vamos a concluir que estos dos árboles no eran reales y que solo representaban dos filosofías de vida? ¡No! Eran árboles reales que daban fruto. Entendemos que envejecemos porque las células de nuestro cuerpo están programadas para perder información genética, así que envejecemos y morimos.

El fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal causó que este proceso iniciara. En Génesis 2:17 dice, “De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás.

En contraste, el fruto del árbol de la vida hubiera replicado las células de Adán y Eva y les habría permitido vivir indefinidamente sin envejecer. Esto se confirma en Génesis 3:24, “Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida.

Esto habla de la existencia eléctrica/química del cuerpo humano.

El hecho de que Dios les mostrara este árbol indica que Él les estaba enseñando Su camino; la senda angosta, difícil, que lleva a la vida eterna. Al rechazarla el hombre tuvo que pagar las consecuencias. Los dos árboles eran una metáfora para las dos maneras básicas de conducir la vida.

De la misma manera la serpiente representaba el carácter astutamente destructivo de Satanás, no su forma física. Él tenía una apariencia diferente cuando se acercó a Eva y luego a Adán.

Algunos pueden preguntarse por qué se le permitió a Satanás entrar al Edén. ¿No estaba viéndolo Dios? ¡Al contrario! Él pudo entrar para presentarle su sistema de vida a Eva, no a darle una fruta para comer. Él le dibujó a Eva un mundo color de rosa en el que le ofrecía superioridad y dominio. Luego Eva convenció a Adán de que esto les sería una ventaja. Ellos eligieron el camino angosto que lleva a la muerte, como Dios les advirtió antes de que Satanás apareciera.

Ezequiel 28:12-15 describe lo que vieron, “Hijo de hombre, eleva una elegía sobre el rey de Tiro y dile: "Así dice el Señor DIOS: 'Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y perfecto en hermosura. 'En el Edén estabas, en el huerto de Dios; toda piedra preciosa era tu vestidura: el rubí, el topacio y el diamante, el berilo, el ónice y el jaspe, el zafiro, la turquesa y la esmeralda; y el oro, la hechura de tus engastes y de tus encajes, estaba en ti. El día que fuiste creado fueron preparados. 'Tú, querubín protector de alas desplegadas, yo te puse allí. Estabas en el santo monte de Dios, andabas en medio de las piedras de fuego. 'Perfecto eras en tus caminos desde el día que fuiste creado hasta que la iniquidad se halló en ti.

Algunos piensan que el término “serpiente” es indicativo de la apariencia de Satanás, pero en realidad representaba su carácter. Poder entrar al jardín fue una prueba para Satanás. Su apariencia se describe en Ezequiel 28. Fue una prueba para Satanás, Adán y Eva. Dios no lo obligó a engañar a Eva, y usted debe considerar que él tenía tres opciones. Pudo no haberle dicho nada a Eva. Pudo haberle explicado el poder de Dios y Su naturaleza atenta, recomendándoles seguir las instrucciones de Dios en sus vidas. Pero él eligió el engaño. No fue hasta después de engañar a Eva que Satanás recibió su castigo. Génesis 3:14-15, “Y el SEÑOR Dios dijo a la serpiente: Por cuanto has hecho esto, maldita serás más que todos los animales, y más que todas las bestias del campo; sobre tu vientre andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el calcañar.” ¿Hay alguna duda de que Eva estaba impresionada? Toda lógica se fue por la borda, y Adán, temiendo perder al único ser semejante a él, la siguió, pero no fue engañado por Satanás. I Timoteo 2:14, “Y Adán no fue el engañado, sino que la mujer, siendo engañada completamente, cayó en transgresión.” Debe notarse que esto no exonera a Adán, pero es obvio que él sabía lo que era correcto, pero falló al actuar. Adán falló en su papel de liderazgo.

En comparación, la apariencia de Dios era más como la de Adán y Eva. Lea el artículo ¿SE HA MANIFESTADO DIOS DE UNA MANERA FÍSICA? En la página web www.biblicalcalendarproof.com Adán y Eva decidieron seguir el camino de Satanás, y el hombre ha pagado el precio por más de 6000 años. ¡Eso está por cambiar! El universo material, la galaxia, el sistema solar y el tiempo mismo fueron creados para cumplir un propósito divino en un plan eternal. Como Winston Churchill dijo, “Solo un alma ciega no puede ver que hay un propósito divino llevándose a cabo aquí.”

La humanidad aún debe cumplir su destino. El capítulo final de esta línea del tiempo todavía debe ser llevado a cabo por el hombre. Esta serie de ciclos seguirán sucediendo exactamente como Dios se lo propuso, desde Génesis hasta el final de Revelaciones, hasta que Su propósito de construir un carácter justo como el de Cristo en el hombre sea logrado.

20 de octubre, 2017

_