Noah's Flood and God's Calendar article by Don Roth Biblical Calendar Proof presentation in Spanish The Ten Virgins and Christ's Return biblical article by Don Roth
Don Roth's Evidence proving the true Biblical Calendar

La Ofrenda de la Gavilla Mecida

La Ofrenda de la Gavilla MecidaLa Ofrenda de la Gavilla Mecida

Revisado el 25 de noviembre, 2018

Hay algunas iglesias cristianas que entienden el significado de esta importante ofrenda del Antiguo Testamento, llamada la Gavilla Mecida. Este artículo revelará la verdadera importancia para la iglesia del Nuevo Testamento, aquellos llamados del Padre; y aclarará los malentendidos de la primera vez en que esta ofrenda fue presentada.

Aquellos que ya entienden la verdadera importancia de este día tal vez hayan tenido problemas para comprender el significado de Josué 5:10-12 en el pasado. Esta cita registra la primera vez en que se ofreció la gavilla mecida.

Estos pasajes no mencionan específicamente la ofrenda de la gavilla mecida, pero las acciones que se llevaron a cabo ese día demandan que así haya sido.

Antes de adentrarnos en las dificultades que presenta la anterior cita, es necesario comprender claramente el significado de esto para el creyente. Aquellos que sembraban cebada en Israel debían traer una gavilla del primer gano maduro que cosecharan, y presentarla ante el sacerdote para que este la meciera en nombre de los dueños del campo. El principal objetivo de esto no era solo recibir una bendición para la tierra y sus cultivos por seguir la instrucción de Dios, sino que era una sombra de quien habría de venir (Cristo). También representaba una pureza que solo el grano en su forma más simple puede tener, sombra de la pureza de Cristo.

Hebreos 9:23, “Por tanto, fue necesario que las representaciones (el tabernáculo terrenal) de las cosas en los cielos fueran purificadas de esta manera (con sangre de animales y ofrendas de cereal), pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios (Cristo) que éstos.” Uno de los objetivos del libro de Hebreos es mostrar la verdadera relevancia de los rituales que se llevaban a cabo en el templo en relación con el sacrificio de Cristo. Uno de estos era la gavilla mecida. Además de la representación de Cristo, era una marca para el inicio de la cuenta de las siete semanas que llevaban a Pentecostés. Esta también era una ofrenda mecida, pero sus símbolos eran dos panes horneados con levadura.

Cuándo empezar Pentecostés es un desafío para aquellos que comprenden la ofrenda de la gavilla mecida. El método aceptado es ubicar la ofrenda de la gavilla mecida en el primer día de la semana, domingo, que está después del shabbat que está dentro de la fiesta de Panes Sin Levadura. ¿No fue hasta ese día que Cristo fue presentado ante el Padre? Juan 20:17, “Jesús le dijo: Suéltame porque todavía no he subido al Padre; pero ve a mis hermanos, y diles: "Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios."”

La mayoría del tiempo este método resulta en que la ofrenda de la gavilla mecida ocurra durante los días de Panes Sin Levadura. Una excepción a esto se presenta cuando el primer shabbat semanal de la fiesta de Panes Sin Levadura cae en el sétimo día de la fiesta, como en el año de la creación. Esto significa que cuando el 14° día (Pascua) de ese año fue un shabbat, el primer día de Panes Sin Levadura fue un domingo, día uno de la semana; y el último día de Panes Sin Levadura fue un shabbat.

Si la fórmula original se siguiera, la ofrenda de la gavilla mecida quedaría fuera de los días de Panes Sin Levadura, pues se celebraría hasta el domingo. Algunos se han dado cuenta de que la tipología del grano puro representa la pureza de la vida y muerte de Cristo, por lo que no se puede ofrecer fuera de los días de Panes Sin Levadura.

¿Por qué? La respuesta se encuentra en el correcto entendimiento de lo que estos días significan para los verdaderos creyentes. La enseñanza pasada era que representan el sacar el pecado de nuestras vidas, y que la levadura siempre representa el pecado en la Biblia. Sacar el pecado es una meta de 365 días, no solo para los siete días de la fiesta de Panes Sin Levadura. Dios da instrucciones acerca de estos días en Éxodo 12:19, “Por siete días no habrá levadura en vuestras casas.” Es claro que la levadura debe ser removida antes del inicio de estos siete días. Si la levadura representa el pecado – y sí lo representa – es claro que estos siete días representan un periodo de tiempo libre de pecado. Así que solo pueden cumplirse en el ejemplo de vida sin pecado de Cristo.

Con este conocimiento, se vuelve claro que la racionalización que se enseñó en el pasado se generó para negar que Josué 5 habla de la Ofrenda de la Gavilla Mecida.

Desde la metamorfosis que sufrió la Iglesia Universal de Dios para convertirse en la Sinagoga de Satanás y la resultante proliferación de las Iglesias de Dios corporativas, algunos han proclamado que la cuenta de Pentecostés del año 2008 debería comenzar desde el domingo después de los Días de Panes Sin Levadura, y que este sería el verdadero día de la ofrenda de la gavilla mecida. Su nueva enseñanza es que la cuenta debe empezar en el primer día de la semana, siguiendo el primer shabbat que hay durante los días de Panes Sin Levadura. Este es un argumento incorrecto, y resulta en que se observe Pentecostés una semana más tarde.

La enseñanza correcta inicia la cuenta desde el primer día de la semana – el día en que se ofrecía la gavilla mecida – que ocurre durante los días de Panes Sin Levadura. Por supuesto que sería después de un shabbat, fuera o dentro de los días de Panes Sin Levadura.

Debido a que la Pascua en el año 2008 comienza en un shabbat, ellos están enseñando que deben comenzar a contar el 22 de Nisan y no el 15 – el primer día de la semana durante los días de Panes Sin Levadura. Esto es contrario a los ejemplos e instrucciones de las escrituras y cómo ahora las entendemos. Esto además es contrario a lo que fue enseñado por Mr. Herbert W. Armstrong en los últimos años de la Iglesia Universal de Dios (desde 1974 hasta su muerte en el año 1986).

El cambio de 1974 ha sido desafiado en numerosas maneras. Una es que Mr. Armstrong había sido “embaucado” por su hijo Garner Ted Armstrong y el comité doctrinal a hacer este cambio; que aceptó un estudio incompleto acerca de la Gavilla de la Ofrenda Mecida sin confirmarlo.

Parte del cambio de 1974 que Mr. Armstrong hizo estuvo basado en Josué 5 como un nuevo punto de partida para contar hasta el día de Pentecostés cuando la Pascua cae en un shabbat.

Adicional a lo anterior, las siguientes justificaciones han sido hechas para rechazar el que Josué 5 hable de la gavilla de la ofrenda mecida. Una razón dada es que Josué 5 no afirma específicamente que se estaba dando la ofrenda de la gavilla mecida.

Estas personas dijeron que Josué 5 se refería a una segunda Pascua, razonando que los hombres circuncidados estaban con mucho dolor para poder matar al cordero y prepararlo para la Pascua. (La Ofrenda de la Gavilla Mecida no es ordenada en la segunda Pascua). Por lo tanto, habría un lapso de tiempo no determinado que resultó en ser la segunda Pascua.

La alegación adicional que se hace es que Moisés no pudo entrar a la Tierra Prometida por la restricción que Dios dio por golpear la roca, contrario a las instrucciones de Dios. Números 20:11-12 (RV) dice, “Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. Y el Eterno le dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en Mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto no meteréis esta congregación en la tierra que Yo les he dado˝. 

El relato continua, “Aarón será reunido a su pueblo, pues no entrará en la tierra que Yo di a los hijos de Israel, por cuanto fuisteis rebeldes a Mi mandamiento en las aguas de la rencilla” (vs. 24).

También se dice que los Israelitas no llegaron a la Tierra Prometida hasta que cruzaron el Rio Jordán; por lo tanto, no hubo tiempo para sembrar el grano para ofrecer la gavilla. Como los Israelitas no pudieron sembrar para ofrecer la gavilla de la ofrenda mecida, no usaron para este rito el grano de la tierra que había sido sembrado por los gentiles. Eso hubiera sido  considerado como una ofrenda contaminada y no acepta por Dios.

Además, tampoco se podía trabajar para segar la mies después de la ofrenda de la gavilla mecida, pues Josué 5:11 describe un shabbaton – (Primer Día de Panes Sin Levadura). Por lo tanto, el trabajo de segar la tierra no se podía hacer en el shabbat, así que no había grano para comer en ese día, aunque la ofrenda de la gavilla mecida se había hecho.

Finalmente, aquellos que proclaman que hay que empezar a contar para el Día de Pentecostés desde el domingo después de que terminen los Días de Panes Sin Levadura, dicen que no se hizo sacrificio hasta que la Tierra Prometida estuviera ocupada y un lugar de adoración fuera establecido.

Pero note, la escritura dice en Deuteronomio 12: 10-11, “Mas pasareis el Jordán, y habitareis en la tierra que el Eterno vuestro Dios os hace heredar;  y Él os dará reposo de todos vuestros enemigos alrededor, y habitareis seguros. Y al lugar que el Eterno vuestro Dios escogiere para poner en él su nombre, allí llevareis todas las cosas que Yo os mando: vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de los votos que hubiereis prometido al Eterno.”

No podía haber ofrenda de la gavilla mecida porque no había un lugar central de adoración.

La idea de que ningún sacrificio se le daba a Dios hasta que no hubiera un lugar establecido para adorar, es un mal entendimiento de la escritura en Deut. 12:10-11. La instrucción es que un lugar para adorar sea establecido una vez que la nación esté en paz. En ninguna forma está limitando los sacrificios a Dios previo a que la Tierra Prometida estuviera bajo su control. Ahí está la Pascua de Josué 5 que requería sacrificios adicionales a los corderos de cada casa. Dt. 23:8 y 12 asimismo indican estos sacrificios.

En Josué 8:30-31 también vemos estos sacrificios hechos sin un lugar establecido para adorar a Dios. ¿Creen ustedes que Josué fracasó en su entendimiento de Deuteronomio 12:10-12 y actuó contrariamente? Claro que no, pues vemos que Dios continuó bendiciéndolo.

¿ENTENDIÓ EL SR. ARMSTRONG ESTAS ESCRITURAS?

El folleto “Fiestas Paganas – o Fiestas Santas de Dios - ¿Cuáles?” fue reescrito en 1976 por Herbert W. Armstrong. En este él claramente nos señala a Josué 5 como la aclaración para empezar a contar hasta Pentecostés comenzando durante la semana de los Días de Panes Sin Levadura. En la página 13 él escribe, “Este evento, (ofrenda de la gavilla mecida) siempre ocurre durante los días de panes sin levadura (ver en Josué 5)”.

Para entender esta declaración del Sr. Armstrong, es necesario comenzar en Josué 5:2-9, “En aquel tiempo el Eterno dijo a Josué: Hazte cuchillos afilados, y vuelve a circuncidar la segunda vez a los hijos de Israel. Y Josué se hizo cuchillos afilados y circuncidó a los hijos de Israel en el collado de Aralot. Esta es la causa por la cual Josué los circuncidó: Todo el pueblo que había salido de Egipto, los varones, todos los hombres de guerra, habían muerto en el desierto, por el camino, después que salieron de Egipto. Pues todos los del pueblo que habían salido, estaban circuncidados; más todo el pueblo que había nacido en el desierto, por el camino, después que hubieron salido de Egipto, no estaba circuncidado. Porque los hijos de Israel anduvieron por el desierto cuarenta años, hasta que todos los hombres de guerra que habían salido de Egipto fueron consumidos, por cuanto no obedecieron a la voz del Eterno; por lo cual el Eterno les juró que no les dejaría ver la tierra de la cual el Eterno había jurado a sus padres que nos la daría, tierra que fluye leche y miel. A los hijos de ellos, que Él había hecho suceder en su lugar, Josué los circuncido; pues eran incircuncisos, porque no habían sido circuncidados por el camino. Y cuando acabaron de circuncidar a toda la gente, se quedaron en el mismo lugar en el campamento, hasta que sanaron. Y el Eterno dijo a Josué: Hoy he quitado de vosotros el oprobio de Egipto; por lo cual el nombre de aquel lugar fue llamado Gilgal hasta hoy.”

LA EXPLICACIÓN DE LA SEGUNDA CIRCUNCISIÓN

Aquí nos hacemos una pregunta. ¿Por qué no fueron circuncidados los hijos de Israel mientras andaban por el desierto? No había ningún impedimento físico que evitara llevar a cabo este rito, incluyendo el viaje. ¿Entonces que pudo causar que este rito fuera detenido tan abruptamente?

En Números 14 vemos que Israel rehusó entrar en la Tierra Prometida. Esto trajo por resultado que Dios los rechazara como podemos ver en Números 14:33-34. “Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevaran vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto. Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la tierra, llevareis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día; y conoceréis Mi castigo.”

El que se negaran a entrar en la Tierra Prometida fue un rechazo hacia Dios y una violación del Pacto de la Promesa. Esto negó el pacto, que Dios entonces puso de lado por cuarenta años, hasta que todos los hombres de veinte años y más murieran. La circuncisión ya no podía ser llevada a cabo, ya que esa era la confirmación del pacto que Dios no estaba aceptando. Este es un hecho importante, y fue la razón por la que los ritos de la Pascua y Expiación fueron descontinuados después del segundo año.

ENTENDIENDO COMO OCURRIERON ESTOS EVENTOS

La cronología de estos dos eventos es mencionada en Éxodo 40:2, 17. Primeramente, el tabernáculo fue levantado en el primer día del segundo año. Levítico 8: 1-36 demuestra la consagración de Aarón, sus hijos y el tabernáculo.

Este rito es también registrado en Ezequiel 43: 26-27, “Por siete días harán expiación por el altar, y lo limpiarán, y así lo consagrarán. Y acabados estos días, del octavo día en adelante, los sacerdotes sacrificarán sobre el altar vuestros holocaustos y vuestras ofrendas de paz; y me seréis aceptos, dice el Eterno el Señor”. Esto es un resumen del relato que vemos en Levítico 8.

En Números 9: 1-5 vemos que la Pascua fue guardada en el segundo año: “Habló el Eterno a Moisés en el desierto de Sinaí, en el segundo año de su salida de la tierra de Egipto, en el mes primero, diciendo: ‘Los hijos de Israel celebrarán la Pascua a su tiempo. El decimocuarto día de este mes, entre las dos tardes, la celebrareis a su tiempo; conforme a todos sus ritos y conforme a todas sus leyes la celebrareis’. Y habló Moisés a los hijos de Israel para que celebrasen la Pascua. Celebraron la Pascua en el mes primero, a los catorce días del mes, entre las dos tardes, en el desierto de Sinaí; conforme a todas las cosas que mandó el Eterno a Moisés, así hicieron los hijos de Israel”.

Esto incluiría los Días de Panes Sin Levadura, aclarando que la Pascua vino después de la consagración del tabernáculo, aunque fue necesario ir al libro de Números para confirmarlo. También nos muestra que los eventos históricos que ocurren en los libros de Levítico, Números y Deuteronomio no están necesariamente en orden cronológico. Es importante poder reconocer el progreso de los eventos que guían hasta el momento en que Dios dejó de lado el pacto hecho, en Números 14: 34.

El capítulo 16 de Levítico es generalmente comprendido como una detallada descripción de cómo observar el Día de Expiación, y el versículo 34 deja bien claro que era literalmente llevado a cabo por Aarón. “Y esto tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel. Y él (Aarón) lo hizo como el Eterno le ordeno a Moisés.”

El marco de tiempo de este evento fue el décimo día del séptimo mes del segundo año. Esto quiere decir que los eventos de Números 14:34 (el rechazo) ocurrió después del séptimo mes. Eso demuestra que solamente la Pascua, los Días de Panes Sin Levadura y Expiación se registraron como observados en el desierto antes de que los espías fueran enviados, como podemos ver que los espías fueron enviados cerca del día de Expiación. Pentecostés y la Fiesta de Tabernáculos no fueron celebrados porque no hubo cosecha temprana ni segunda cosecha para segar. Así que estos días no fueron observados; y para añadir, no hay nada anotado en la Biblia que demuestre que estos días santos fueron mantenidos durante este tiempo.

CIRCUNCISIÓN REQUERIDA

Josué 5:2 fue una orden de Josué de que se hiciera lo que se había hecho en Egipto antes de que los hijos de Israel pudieran participar en la primera Pascua antes de salir de Sinaí. “En aquel tiempo el SEÑOR dijo a Josué: Hazte cuchillos de pedernal y vuelve a circuncidar, por segunda vez, a los hijos de Israel.” Aunque no leemos de esta gran circuncisión en el libro de Éxodo, es obvio que esto fue requerido de todos los varones antes de que participaran en la Pascua. Éxodo 12:48 “…pero ningún incircunciso comerá de ella”.

La importancia de este acto es claramente destacada en Éxodo 4:24-26, cuando el hijo de Moisés casi muere porque su padre fracasó en llevar a cabo este rito y Séfora tuvo que hacerlo para salvar su vida.

El prepucio solamente puede ser cortado una vez. Por lo tanto, todos los varones menores de veinte años que salieron de Egipto no habían sido circuncidados en Josué 5. La cantidad de varones era muy grande, por lo menos igual a la mitad de la cantidad de varones adultos que salieron de Egipto (300,000.) El punto aquí es que había más que suficientes varones no adoloridos para hacer el trabajo necesario de preparar los corderos para la Pascua, si en realidad, esto era un problema para ellos.

Otro punto importante para recordar es que el rechazo que Dios les dio a ellos no ocurrió hasta después de la celebración de Expiación en el segundo año. Por lo tanto, todas estas fiestas aplicables fueron descontinuadas hasta que los Israelitas fueron una vez más aceptados por Dios. La circuncisión llevada a cabo por Josué fue esta aceptación. Josué 5:9 dice, “Y el Eterno dijo a Josué: Hoy he quitado de vosotros el oprobio de Egipto; por lo cual el nombre de aquel lugar fue llamado Gilgal, hasta hoy.”

Había solamente dos restricciones que permitían que una persona pudiera tomar la segunda Pascua. Una era el estar inmundo por haber tocado un cuerpo muerto o por alguna complicación (infección, etc). La segunda restricción era por andar en un viaje. Ninguna de estas dos aplicó en Josué 5 porque la acción de ser circuncidados los llevó del estado de inmundicia al de estar limpios y ser aceptos.

Josué 5:8-9 también demuestra una sanidad milagrosa para aquellos que fueron circuncidados. La palabra “sanaron” es la #2421 en el Strong y es mejor entendida como “revivido.” Cuando el versículo 9 nos dice que Dios les quitó el “oprobio de Egipto”, Él le restauro Sus promesas a Israel, una de las cuales era sanidad.  Josué 5 en la traducción de Ferrar Fenton nos prueba claramente que esta fue una primera Pascua.

¿CUANDO OCURRIO EL RECHAZO DE DIOS, Y CUANDO TERMINO?

Al reconocer el tiempo en que el Día de la Expiación ocurrió en Levítico 16, vemos que Números 14:34 tuvo que haber ocurrido después del décimo día en el séptimo mes. Prueba adicional fue el que los espías trajeron frutas que maduran solamente en los meses de septiembre y octubre.

A fin de entender el marco de tiempo correcto, vea en Deuteronomio 2:14, “Y los días que anduvimos de Cades-barnea hasta cuando pasamos el arroyo de Zered fueron treinta y ocho años; hasta que se acabó toda la generación de los hombres de guerra de en medio del campamento, como el Eterno les había jurado”.

Note que los cuarenta años no les aplicó directamente a los hombres de guerra, sino a sus hijos que se les requirió que pastorearan a las ovejas en el desierto. Números 40:33, “Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevarán vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto”.

38 años habían pasado desde el castigo del Dios. Esto quiere decir que ellos habían completado treinta y nueve años y estaban empezando el año cuarenta. (Treinta y ocho años para que los hombres de guerra fueran consumidos, más el primer año en el desierto pastoreando completan treinta y nueve años). Esto es confirmado en Deuteronomio 1:3, “Y aconteció que a los cuarenta años, en el mes undécimo, el primero del mes, Moisés habló a los hijos de Israel conforme a todas las cosas que el Eterno le había mandado acerca de ellos”.

En Deuteronomio, Moisés le relata a Israel su historia, señalándoles los milagros que Dios les había hecho. Deuteronomio 2:16-18, “Y aconteció que después que murieron todos los hombres de guerra de entre el pueblo, el Eterno me habló diciendo: Tu pasarás hoy el territorio de Moab, a Ar”.

DIOS INICIA A MOISES EN UNA CAMPAÑA MILITAR

Dios inicia entonces a Moisés en una campaña militar para conquistar la Tierra Prometida al este del Jordán. Esta campaña comienza a mediados del sexto mes, tiempo que podemos respaldar con las siguientes escrituras: Números 20:29, “Y viendo toda la congregación que Aarón había muerto, le hicieron duelo por treinta días todas las familias de Israel”. También, Números 33:38, “Y subió el sacerdote Aarón al monte de Hor, conforme al dicho del Eterno, y allí murió a los cuarenta años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mes quinto, en el primero del mes”.

Aarón murió al principio del quinto mes y le hicieron duelo por 30 días. Por lo tanto  comenzaron su viaje hacia la Tierra Prometida al principio del sexto mes. Deuteronomio 1:2 demuestra que toma once días para llegar al monte  de Horeb. Números 33:41-49 anota un total de ocho campamentos durante estos 11 días. El cuarto campamento después de salir del monte de Hor los pone en la frontera entre Moab y los amorreos, poniéndolos a ellos en la frontera de la Tierra Prometida. Este viaje les llevó a ellos como la mitad de los once días.

LA TIERRA QUE DIOS NOS DIO POR HEREDAD

Dios le dijo a Moisés que Él les dio la tierra de Amón a los hijos de Lot por heredad. Deuteronomio 2:5 dice que Dios les dio el monte de Seir a los hijos de Esaú por heredad. Ahora note en Deuteronomio 2:31, “Y me dijo el Eterno: He aquí Yo he comenzado a entregar delante de ti a Sehon y a su tierra; comienza a tomar posesión de ella para que la heredes”.

Dios le dio la tierra del rey de Sehon por heredad a Israel. Después vemos en Deuteronomio 3:1-2, “Volvimos, pues, y subimos camino de Basan, y nos salió al encuentro Og rey de Basan para pelear, él y todo su pueblo, en Edrei. Y me dijo el Eterno: No tengas temor de él, porque  en tu mano He entregado a él y a todo su pueblo, con su tierra; y harás con el como hicisteis con Sehon rey amorreo, que habitaba en Hesbon”. Dios también les dio esta tierra a los Israelitas por heredad. Para confirmar lea en Deuteronomio 3: 12-13.

MOISES EN LA TIERRA PROMETIDA

El término “heredad” usado por Dios indica que la tierra era parte de las promesas que Él le hizo a Abraham. Eso quiere decir que Moisés, con los Israelitas, había entrado en la Tierra Prometida, contrario a la creencia universal de que Moisés no entró.

Note en Deut. 3:23-27, “Y oré al Eterno en aquel tiempo, diciendo: ‘Señor Eterno, Tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza, y tu mano poderosa; porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que haga obras y proezas como las tuyas? Te ruego me permitas pasar y ver aquella tierra buena que está más allá del Jordán, aquel buen monte y el Líbano’. Pero el Eterno se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó; y me dijo el Eterno: Basta, no me hables más de este asunto. Sube a la cumbre del Pisga y alza tus ojos al oeste, y al norte, y al sur, y al este, y mira con tus propios ojos; porque no pasarás el Jordán”.

Esta escritura demuestra que Moisés le había implorado a Dios que no solamente le permitiera entrar en la Tierra Prometida, sino que también pudiera pasar por toda la ella. Dios cambió su restricción original y le permitió entrar en la Tierra Prometida al este del Jordán, pero le rehusó su ruego de poder cruzar el Jordán. A Moisés, estando al este del Jordán, le fue permitido ver la Tierra Prometida. Toda la tierra que él vio al norte, sur y al oeste estaba mayormente al este del Jordán. Por lo tanto, Moisés estaba parado en la Tierra Prometida cuando él la miro desde la cima de la montaña.

LA TIERRA PROMETIDA A AMBOS LADOS DEL JORDAN

Como prueba para más luego, tome nota de Génesis 13:3 y 14:15. La tierra que Abraham miró es la Tierra Prometida. Dios le dijo que mirara al norte, sur, este y oeste, así que cuando él mira al este, mira la tierra al este del río Jordán, la misma tierra que Moisés tomó de los dos reyes. (Note: Abraham estaba como a quince millas del río Jordán en este momento).

Así que está bien claro que la Tierra Prometida está a ambos lados del río Jordán. Génesis 15:18-21 explica, “En aquel día hizo el Eterno un pacto con Abram, diciendo: ‘A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates; la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, los heteos, los ferezeos, los rafaitas, los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos”’.

En esta escritura Dios muestra que la tierra que va a ser heredada incluye a estas diez naciones. Dos de estas naciones estaban en tierra al este del rió Jordán. Como hemos visto, la tierra amorrea de los reyes Sehon y Og, fue capturada por Moisés y declarada por Dios como una tierra heredada. Además, ellos heredarían la tierra de los refaitas.

La tierra de los rafaitas también estaba al este del Jordán, (Gen. 14:5). Su ciudad, Astarot, está como a veinte millas al este del mar de Galilea. Esto prueba que una vez que ellos cruzaron el río Arnon, ellos estaban en la Tierra Prometida como fue especificado por Dios a Abraham.

¿EN QUE TIEMPO DEL AÑO?

Las campañas contra Sehon y Og fueron rápidas y decisivas. (Deum. 2:34; 3:6-7). Números 21:25, 35, explica cómo ellos tomaron posesión inmediata de la tierra. La siguiente escritura muestra cómo ellos vieron la tierra en el momento en que la conquistaron y observaron que era deseable para sus necesidades: “Los hijos de Rubén y los hijos de Gad tenían una muy inmensa muchedumbre de ganado; y vieron la tierra de Jazer y de Galadad, y les pareció el país lugar de ganado. Por tanto dijeron, ‘Si hallamos gracia en tus ojos, dese esta tierra a tus siervos en heredad, y no nos hagas pasar el Jordán”’ (Num. 32:1,5.) No había necesidad para que ellos esperaran. Ellos tenían una necesidad inmediata de pastorear sus animales.

El relato de Balak y Balam en el libro de Números, no estaba en cronología y no tuvo ningún efecto en el tiempo de sus peticiones de la tierra ni la decisión de Moisés en concederles la petición. Estos relatos son paralelos. El tercer capítulo de Deuteronomio muestra que la tierra al este del Jordán les fue dada enseguida que derrotaron a Og y Sehón. Las escrituras anteriores muestran que la captura de la tierra al este del Jordán ocurrió durante la última parte del sexto mes en el año cuarenta.

En las Antigüedades de los Judíos, capitulo 5, Josefa nos dice cómo esta batalla ocurrió durante el verano diciendo, “Porque era la estación del verano”. Esto va de acuerdo con el relato bíblico como fue explicado anteriormente.

POR QUÉ LOS ISRAELITAS NECESITABAN SEMBRAR

En este tiempo Israel era básicamente una nación agricultora con diferentes tipos de cosechas y animales. Aquellos que se quedaron al este del Jordán, estaban primordialmente criando ganados y rebaños. Estas tribus tomaron posesión de una tierra que había ya sido organizada para criar animales. Deut. 2:35 y 3:7 confirman esto.

Como parte del acuerdo para ocupar la tierra al este del Jordán, ellos tenían que facilitar 40,000 (Jos. 4:13) hombres para batalla en la conquista de la tierra al oeste del Jordán. Se debe notar que en el censo en Números 26 demuestra que estas tribus combinadas tenían por cantidad 110,000 hombres con más de 20 años de edad. Sesenta mil fueron dejados con las familias y animales como protección y para que hicieran el trabajo requerido para también mantener a sus hermanos que iban a cruzar el Jordán.

Al ganar esta tierra, estas tribus tenían una lista definida de necesidades que debían dejar suplidas a sus familias en su ausencia, ya que requerían enviar 40 000 hombres a la guerra. Los que se quedaron necesitaron hogares, que por cierto fueron dejadas allí por los que habían sido derrotados, y solamente tendrían que hacer algunas reparaciones resultado de la guerra. También tendrían que construir corrales para los animales o hacer reparaciones. Sin embargo, lo más importante sería la necesidad de la comida – el grano. ¿Por qué sería esto si ellos tenían maná para comer? Dios les dio el maná como sustitución del grano para Israel pues no podía cultivar grano en el desierto.

Números 11:7-8 “Y era el maná como semilla de culantro, y su color como color de bedelio. El pueblo se esparcía y lo recogía, y lo molía en molinos o lo majaba en morteros, y lo cocía en caldera o hacía de él tortas; su sabor era como sabor de aceite nuevo”.

Los Israelitas sabían que esto terminaría una vez que ellos entraran en la Tierra Prometida y ellos entonces pudieran producir esta comida básica por sí mismos. Levíticos 23:10 “Habla a los hijos de Israel y diles: ‘Cuando hayáis entrado en la tierra’ que Yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega”.

El requisito de que ellos sembraran cuando llegaran a la tierra es implícito. Usted no puede traer una gavilla como ofrenda ni comer el grano sin haber sembrado el grano primero. También es explicado el punto de que se esperaba que ellos produjeran su propio grano de su propia labor. Dios no estaba dirigiendo un departamento de asistencia social. Todo hombre tenía que proveer para sostenerse. II Tesalonicenses 3:10 “Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma”.

Leemos en Jos. 5:12, “Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año”. Esta escritura nos dice que eso fue exactamente lo que pasó. Ellos sabían que esto iba a ocurrir y ellos se prepararon para eso como Dios lo ordenó.

Levítico 23:9-11,14 “Y habló el Eterno a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que Yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. Y el sacerdote mecerá la gavilla delante del Eterno, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo la mecerá. No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis”.

LO BASICO

Cuando no se entienden los requisitos que llevan el crecimiento de los pequeños granos como la cebada y el trigo, esto impide que los que hoy enseñan se den cuenta de la manera natural en que esto habría ocurrido, por lo tanto enseñan de una forma torcida los eventos que ocurrieron en el lapso del tiempo que nos lleva hasta Josué 5. Las escrituras citadas han demostrado que los Israelitas estaban en control de la tierra antes de la estación de siembra del otoño. Es imperativo saber que la cebada y el trigo se siembran en el otoño y son cosechas que requieren solamente cinco meses para cosechar, y que la costumbre antigua era de pastar la cebada en sus tempranas horas del crecimiento, lo cual era perfecto para sus ganados y rebaños. Sin conocer esta información, uno no puede ver que en realidad ellos tuvieron una gavilla por primicia para mecer.

El punto adicional de que ningún grano había sido cosechado porque este era un sábado, no aplicó aquí porque este era un shabbaton. El trabajo requerido para preparar comida para un día de guardar es aceptable de acuerdo con la palabra de Dios. Sin embargo hubiera requerido una inaceptable cantidad de trabajo para cosechar grano para más de dos millones de personas en un día. Tenemos que recordar que el maná no había cesado, así que ellos tenían ambos maná y grano para comer en el segundo día de panes sin levadura una vez que la ofrenda de la gavilla mecida había sido llevada a cabo en la mañana.

UN CAMBIO DE DIETA

Para los Israelitas esto fue un evento muy importante. Ellos habían tenido una dieta de cuarenta años comiendo maná y querían un cambio. Menos de un año antes ellos habían sufrido una plaga de feroces serpientes por quejarse de la dieta de maná. Números 21: 5-6 “Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y el Eterno envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel”.

A pesar de su deseo de cambiar, ellos esperaron hasta que los requisitos de Lev. 23:14 fueran llevados a cabo. ¿Qué los controló a ellos de no comer el grano que estaba allí? Lo que los controló fue que podían escasear la gavilla de la ofrenda y tenían miedo recibir otra plaga por quebrantar los mandamientos de Dios.

Es interesante ver cómo ellos recogían el maná. ¿A qué hora del día tenía que ser recogido? La respuesta es: temprano en la mañana antes que el sol calentara la tierra y derritiera el maná. Ellos únicamente podían darse cuenta de que había parado al buscarlo en la mañana. Entonces el término “al otro día” en Josué 5:11 se refiere a las horas claras del amanecer y no a las horas de la noche. En el sexto día de la semana, una doble porción fue recogida para que Israel no trabajara en el shabbat. Como fue señalado anteriormente, en un shabbaton se permitía preparar comida y recoger maná. Esto resultó en que ellos declararan que no había maná para recoger en el siguiente día.

Además, el término “al otro día” es una palabra combinada en el Strong’s #4480 y #4283, y claramente se refiere al “próximo día por fecha”, no “próxima mañana”.

Números 33:3 usa la misma palabra y muestra que este es un entendimiento correcto de esta terminología.  “De Remeses salieron en el mes primero, a los quince días del mes primero; el segundo día de la pascua salieron los hijos de Israel con mano poderosa, a vista de todos los egipcios”.

Una lista completa de este término puede ser encontrada en el New Englishman’s Hebrew Concordance del Antiguo Testamento, que siempre indica que es el próximo día - nunca la mañana de la noche anterior. Esto causaría que fuera el mismo día, un día de puesta del sol a puesta del sol.

RESPONSABILIDAD DE CORTAR LA GAVILLA

Muchos han sido embaucados a creer que los sacerdotes o sus asignados tenían que salir después del sábado, la noche del primer día de la semana, y cortar el grano que tenía que ser mecido – una tradición que los Judíos establecieron. Esta no fue la instrucción dada por Dios.

Levítico 23:10, 14 dice, “Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que Yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. “…estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis”.

Estas indicaciones son dirigidas a la nación en general y específicamente a los que estaban a cargo de segar la mies de los campos. Hablando en segunda persona singular le da a cada individuo la responsabilidad de traer un manojo de la gavilla del grano de su propia tierra al sacerdote para que sea mecida. Esto no tenía nada que ver con los sacerdotes o sus asignados sino cada cual era responsable de segar su mies y traer al sacerdote su gavilla.

¿QUE ORDENO DIOS?

Debido a la distancia, algunas veces tomaba más de un día de viaje ir de sus campos al lugar del tabernáculo, entonces la mies era segada tiempo antes de ser mecida. Luego, se le daba al sacerdote en el día señalado para que la meciera. No hay duda alguna de esta clara instrucción. El individuo tenía la responsabilidad de segar y traer la gavilla al sacerdote.

Debe ser notado que cuando  se seca el tallo que soporta la cabeza del grano, el cereal para de crecer. No como lo hacen hoy día, el grano era cortado antes de que fuera trillado, entonces hacían un bulto, dejándolo en el campo para que se secara. Si el grano se dejaba mucho tiempo antes de cortarlo, se caía y se perdía. Levítico 23:11-14 nos da el resto de lo que se requería para mecer la gavilla. La única restricción que ellos tenían era que no podían comer el grano hasta que la gavilla fuera mecida. De hecho, el versículo 13 significa que Dios esperaba que cosecharan el grano antes de tiempo para que pudieran hacer esta ofrenda.

Note, “"Y él mecerá la gavilla delante del SEÑOR, a fin de que seáis aceptados; el día siguiente al día de reposo el sacerdote la mecerá. "El mismo día en que meciereis la gavilla, ofreceréis un cordero de un año sin defecto como holocausto al SEÑOR. "La ofrenda de cereal será de dos décimas de un efa de flor de harina mezclada con aceite, ofrenda encendida para el SEÑOR, como aroma agradable, con su libación, un cuarto de hin de vino. "Hasta ese mismo día, hasta que hayáis traído la ofrenda de vuestro Dios, no comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga tierna. Estatuto perpetuo será para todas vuestras generaciones dondequiera que habitéis.” (Lv 23:11-14)

Recuerde, estas fueron instrucciones dadas a todos los que cultivaban el grano. Esto fue una pequeña celebración, permitiéndoles comer de la nueva cosecha, o de la primera cosecha del campo, hasta entrar a la Tierra Prometida.

Deuteronomio 16:9 es citado como instrucción que prohíbe que la gavilla sea cortada antes del día en que se mecía. “Siete semanas contarás; comenzarás a contar las siete semanas desde el tiempo en que comiences a meter la hoz en la mies”.

La palabra “comenzarás”, en el Strong’s es #2490 en el hebreo, es el hiphil – (infinitivo) de este verbo. La definición en el diccionario de infinitivo es lo siguiente: quiere decir, sin límites o indefinido: aplicado a cierto modo o forma del verbo (por origen un verbo nominal) que expresa el sentido general del verbo sin restricciones a personas o números”.

La English Hebrew Concordance of the Old Testament cita cuatro lugares donde la palabra es usada en el infinitivo.

Esto hace que Deuteronomio 16:9 sea una instrucción general acerca del inicio de la cuenta para la Fiesta de las Semanas, y en ninguna forma impedía la siega del grano antes del día de la gavilla de la ofrenda mecida. El énfasis está en el número de semanas que deben ser contadas, y no el punto de comienzo.

Si Deuteronomio fuera seguido por los requisitos de Levítico 23, ellos hubieran esperado hasta la caída del sol del shabbat, y hubieran cortado un manojo de grano y viajado la distancia desde el campo para traer la gavilla de grano al sacerdote y mecerla. Después de mecerla hubieran regresado al hogar y cortado y trillado más grano, y se hubieran apurado para regresar al lugar donde era mecida la ofrenda de dos décimas de efa de flor de harina amasada como ofrenda adicional. Esto hubiera sido ridículo viéndolo en esta forma con la cronología que demanda todo lo dicho aquí.

Recuerde, ellos necesitaban el grano que los Israelitas habían cultivado para esta ofrenda como también la ofrenda mecida. La incapacidad de cumplir con Deuteronomio 16:9 y seguir las instrucciones de Levítico 23 respalda el sentido general del punto explicando la palabra “comenzar”.

Cristo nos dice en Juan 10:35 que la escritura no puede ser quebrantada. Con el entendimiento correcto, estas escrituras concuerdan.

La gavilla mecida fue primeramente cortada, entonces el grano que estaba maduro fue recogido en preparación para la ofrenda de la gavilla mecida, así como lo requiere Levítico 23. Este capítulo también prohíbe a los Israelitas el comer el grano de la tierra hasta que la gavilla fuera mecida. Josué 5:11 nos dice que ellos comieron de este grano; así que la ofrenda de la gavilla mecida ya había sido llevada a cabo. El versículo 12 demuestra que Dios había confirmado que ya todo se había hecho con Su aprobación al detener el maná el próximo día; sin ningún castigo o señales de que Él estaba en algún desacuerdo por que ellos no hubieran seguido las instrucciones de Levítico 23: 10-14. Si no hubieran seguido estas instrucciones hubiera sido una violación tan seria que hubiera causado castigos inmediatos del Eterno. Ellos comieron y Dios los bendijo con la captura de Jericó.

Debe estar claro que el pueblo de Dios estaba en la Tierra Prometida con suficiente tiempo para crecer pequeñas cosechas de grano y mecerlas en el día siguiente al shabbat. Esto causaba que la gavilla fuera mecida durante los Días de Panes Sin Levadura. Estos requisitos ponen un sello de aprobación en esto, representando la vida sin pecado de Cristo.

LA ESENCIA

Los Días de Panes Sin Levadura no solamente demuestran el sacar el pecado, que tenía que ser hecho antes de ese primer día. Estos días figuran una vida sin pecado, y Cristo es el único que ha cumplido este requisito. Por lo tanto, la simpleza y pureza de la gavilla era una representación del Cristo sin pecados. Tenía que ser mecido durante los días que demuestran la pureza de una vida sin pecado. ¡Ningún otro concepto es admitido!

Poner la ofrenda de la gavilla mecida en otro día ordinario, fuera de los Días de Panes Sin Levadura, está sutilmente diciendo que la vida de Cristo tenía pecados, negando Su sacrificio que fue aceptado por el Padre para nosotros.

Las acusaciones de que el señor Armstrong no estudió este tema lo suficiente y que lo aceptó superficialmente, fue en parte lo que dio la fuerza para escribir este artículo. Leyendo la declaración abajo podemos ver que el señor Armstrong puso un énfasis particular que muchos no han considerado:

“Al otro día después del sábado, durante la Fiesta de Panes Sin Levadura, el sacerdote Meció la Ofrenda de la Gavilla, y nada podía ser usado hasta que esto terminara” (Carta de “Las Buenas Nuevas”, Herbert Armstrong 1940).

“Jesús, representado como el Cordero, y Su resurrección, en la Gavilla Mecida, fue presentado delante y aceptado por Dios al otro día después del shabbat, durante los Días de Panes Sin Levadura, 31 d.C”. (Carta de “Las Buenas Nuevas”, Herbert W. Armstrong, 1943).

“Este evento (la Gavilla Mecida) SIEMPRE ocurre durante los Días de Panes Sin Levadura. (Ver en Josué 5). Este cumplimiento de la ofrenda de la Gavilla Mecida realmente ocurrió en un domingo, el día después del shabbat durante los días de panes sin levadura”. (Fiestas Paganas o las Fiestas Santas de Dios -¿Cuáles? Herbert Armstrong, Edición 1976.)

“La tercera es la Fiesta de Primeros Frutos, llamado en el Nuevo Testamento, “Pentecostés”, porque vino cincuenta días después de cortar la gavilla Mecida durante los Días de Panes Sin Levadura” (Nunca Entendido Anteriormente, Herbert W. Armstrong, 1981.)

Al examinar esta declaración afirmadora, ¿qué se debe ver como imperativo para llevar a cabo? ¿El shabbat marcando que la mecida de la gavilla ocurre durante los días de Panes Sin Levadura, o que la gavilla se mece durante los días de Panes Sin Levadura?

Algunos piensan que los siete días de Panes Sin Levadura demuestran el sacar el pecado durante estos días, cuando las escrituras claramente enseñan que debía ser sacado antes del comienzo de estos días. “Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, será cortado de la congregación de Israel” (Ex. 12:19.)

Esto es confirmado por las instrucciones de Pablo en I Corintios 5:7-8, “Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad”.

La limpieza ocurrió antes de esos días, para que se mantuvieran sin pecado como Pablo lo señala en esos versículos. Esta es la perfecta imagen de Cristo siendo presentado al Padre como una ofrenda sin pecado durante estos días.

Debe ser reconocido que el señor Armstrong no estaba bajo ninguna presión para justificar que la gavilla mecida ocurría en la manera en que lo afirmó por las ocasionales veces en que la Pascua ocurrió en shabbat. El cuerpo de creyentes acepto sus palabras. El punto de este artículo es demostrar lo correcta que está esta decisión. Esto no debe ser contrario a la verdad básica de que Cristo fue una ofrenda sin pecado. Por lo tanto, Él debió haber sido ofrecido durante los días de Panes Sin Levadura, que figuran un tiempo sin pecado. De todos los puntos, este debe ser bastante fundamental para quitar todas las dudas.

Obviamente el señor Armstrong tenía un entendimiento completo de estos eventos bíblicos, e hizo el cambio de aceptar Josué 5 como la ofrenda de la gavilla mecida basado en estos puntos. Nosotros debemos aceptarlo también como el entendimiento correcto.

Una vez que estudiamos estas historias bíblicas que nos llevan hasta Josué 5: Vemos que no fue una segunda Pascua, que Moisés y los Israelitas estaban en la Tierra Prometida antes de cruzar el Jordán; que ellos estaban en parte de la Tierra Prometida con el tiempo adecuado para cultivar pequeñas cantidades de grano requeridas para la ofrenda de la gavilla mecida; entonces usted puede entender que ellos cumplieron con los requisitos de Levítico 23, lo que les permitió a ellos comer el grano de la tierra, esto siendo la ofrenda de la gavilla mecida.

Junto a toda esta información, tenemos el entendimiento adicional de que la vida sin pecado de Cristo tenía que ser aceptada durante los mismos días que representan vivir una vida sin pecado – ¡los Días de Panes Sin Levadura!

Finalmente vemos que Dios ha puesto Su sello de aprobación en lo que Josué llevo a cabo. “De la manera que el Eterno le había mandado a Moisés su siervo, así Moisés lo mando a Josué; y así Josué lo hizo” (Josué 11:15.)

¡Josué hizo todo sin quitar palabra de todo lo que el Eterno le mandó a Moisés!

AÑADIDO EL 28 DE DICIEMBRE DE 2009

Cuando uno presenta un estudio basado en información de enseñanzas pasadas y apoyado por lo que parece ser una progresión lógica de eventos que están descritos en una serie de pasajes bíblicos para fundamentar una creencia, se vuelve imperativo corregir ese escrito cuando se encuentran pruebas que destruyan parte o toda la evidencia que se presentó. Debo corregir el error de colocar la Pascua en el shabbat semanal.

Desde que este artículo fue escrito, he estudiado el Calendario Hebreo Calculado para determinar la prueba matemática de este al establecer un calendario construido sobre shabbats semanales que ocurren cada siete días, empezando desde la creación. Una vez que terminé, el calendario mostró que la Pascua de Josué 5 ocurrió en el sexto día de la semana, no en shabbat, por lo que se está haciendo la presente corrección del artículo.

Al leer Josué 5:10-11 dice, “Estando los hijos de Israel acampados en Gilgal, celebraron la Pascua en la noche del día catorce del mes en los llanos de Jericó.”

El correcto entendimiento de este versículo ubica en la tarde del jueves la Pascua. “Y el día después de la Pascua, ese mismo día, comieron del producto de la tierra, panes sin levadura y cereal tostado.” Este fue un shabbat doble – el primer día de Panes Sin Levadura y el shabbat semanal. Por ende, Josué 5 no se puede usar como ejemplo bíblico que pruebe que el primer día de Panes Sin Levadura fuera un domingo.

-Don Roth-

_