Noah's Flood and God's Calendar article by Don Roth Biblical Calendar Proof presentation in Spanish The Ten Virgins and Christ's Return biblical article by Don Roth
Don Roth's Evidence proving the true Biblical Calendar

Estableciendo El Calendario Sagrado

Estableciendo El Calendario Sagrado

Lunar CalendarPara comprender cómo funciona el calendario sagrado de Dios y su singularidad, es importante reconocer que hay una diferencia significativa entre este calendario y el hebreo, o el calendario de Hillel II, utilizado actualmente por la comunidad judía. El calendario hebreo establece el año 2018 d.C. como el tercer año del ciclo 305 desde la creación, cada ciclo con una duración de 19 años – 5779 años desde la creación.

El primer año hebreo corresponde al 3761 a.C. en el calendario Gregoriano. Para el primer año según el método de cálculo de los judíos, el primer día de la creación cae un lunes del sétimo mes, Tishrei, o el segundo día de la semana de la creación. Retrocediendo en ese mismo año al primer mes, Nisán, el primer día de la creación cae en el sétimo día de la semana de la creación. Esto claramente hace que el calendario hebreo sea falso, y no puede ser utilizado para establecer una línea del tiempo bíblica precisa.

Debe aclararse que, a pesar de su sistema complejo para determinar el calendario, logran localizar correctamente los días de reposo en el calendario Gregoriano actual. El patrón de su calendario hebreo se une sin problemas al calendario sagrado de Dios en el año 3761 a.C. y continúa siendo igual al calendario sagrado. El hecho de que su calendario, ya sea el hebreo o el de Hillel II, se una sin problemas al calendario sagrado de Dios, muestra que su calendario está correcto pero incompleto. Por ende, no puede ser utilizado para establecer una línea del tiempo bíblica precisa. Como se explicará, las fechas del calendario sagrado siguen automáticamente un patrón establecido a partir de la creación.

La configuración del calendario sagrado no está determinada por lo que se observa en los cielos actuales. El calendario de Dios fue establecido por Él en la creación. Génesis 1:14-18. “Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.”

El calendario de Dios es determinado por el ciclo astronómico conocido como el CICLO METÓNICO. Este ciclo está compuesto por una rotación de la Tierra diaria, mientras la Tierra atraviesa un ciclo alrededor del sol, lo cual corresponde a un año solar. Esto implica que el año solar está compuesto por 365 y casi un cuarto rotaciones de la Tierra. Se requieren 13 de los ciclos de 19 años para completar el ciclo metónico.

Conforme la Tierra se mueve alrededor del sol, la luna se mueve alrededor de la Tierra. En promedio, se requieren 29 y un poco más de media rotación de la Tierra para que la luna haya dado una vuelta a la Tierra. Esto se conoce como CICLO SINÓDICO. Por ejemplo: el mes sinódico más corto entre los años 2001 y 2100 tiene 29 días, 6 horas y 35 minutos y ocurrirá a finales de junio e inicios de julio del 2053. El mes más largo tiene 29 días, 19 horas y 45 minutos y ocurrió entre diciembre del 2017 y enero del 2018, dando una variación máxima de 13 horas y 12 minutos. Esto significa que la variación no puede ser más de un día en las cuentas del calendario sagrado.

En el calendario Gregoriano (usado actualmente) se dice que doce meses equivalen a un año. Empezando en la creación, el calendario de Dios de doce rotaciones de la luna alrededor del sol corresponde al primer año. El primer ciclo tiene once días menos que el año solar de 365 días. Conforme la Tierra continúa moviéndose alrededor del sol por segunda vez, lo cual es el segundo año, después de 24 ciclos lunares alrededor de la Tierra, ahora se tiene que es 21 días más corto que el segundo año solar.

En la tercera vuelta de la Tierra alrededor del sol, la luna tiene suficiente tiempo para completar 13 ciclos, o meses lunares. En ese punto sigue siendo un día más corto que el año solar. Esto demuestra claramente que es el tiempo que dura la tierra y la luna en moverse alrededor del sol lo que establece la adición del mes 13o. Esto prueba que es el tiempo de estos movimientos el que establece el mes 13o y no el equinoccio primaveral u otro fenómeno celestial.

Conforme la Tierra continúa su travesía alrededor del sol, no regresa a su posición inicial hasta después de 19 años, Al final de esos 19 años, la luna, el sol y la Tierra se alinean a su posición del inicio de la creación. El problema yace en que esta alineación no ocurre en el mismo día de la semana en que ocurrió en la creación, el cual corresponde a domingo. Se necesitan 13 de estos ciclos de 19 años, o 247 años, para que el primer día del 248o año sea domingo, el cual es el mismo día en que inició la creación.

Esto significa que cada shabbat semanal y cada día de guardar de las fiestas fue fijado desde la creación, y no fueron fijados por los caprichos del hombre observando la luna. Son fijados por procesos matemáticos del ciclo metónico, lo cual se hace considerando los movimientos de la luna, el sol y la Tierra.

Debido a que cada shabbat se repite en el mismo orden en el ciclo de 247 años, también implica que todos los días de guardar estarán fijados en esos 247 años. Esto es precisamente lo que este trabajo del Calendario Sagrado demuestra.

Este calendario ubica el tiempo empezando con la semana de la creación, y continúa para mostrar los días actuales calzados perfectamente en el ciclo metónico. Esto prueba que el día que llamamos sábado es la repetición del 7o día original de la creación.

Dirigiéndose al sitio web www.biblicalcalendarproof.com, y haciendo clic en la pestaña BIBLICAL RESEARCH, yendo a la tabla #3 (chart #3), se despliega una tabla anual que inicia en el año de la creación de 4046 a.C. y termina en el año 2045 d.C.

Ubíquese en el año 2018 para encontrar el ciclo número 8 de los 13 ciclos en los que estamos actualmente. Desde la creación hasta el presente año hay 24 ciclos completos de 247 años, más 7 ciclos de 19 años, con 3 años en el octavo ciclo. La tabla #3 muestra cada año y el número de ciclo retrocediendo hasta el año de la creación, 4046 a.C.

Se comprende mejor cuando los cuerpos celestiales se observan como un reloj mecánico cuyos movimientos están establecidos por los engranajes. A pesar de que parezca que no hay una conexión mecánica, el movimiento de estos cuerpos es controlado por las leyes de la física, y sus movimientos son repetidos con más confiabilidad que cualquier reloj hecho con engranajes.

La tabla #3 es expandida a mayor detalle en el CALENDAR GENERATOR. Al consultar el Calendar Generator en el sitio web se observa que cada día desde la creación hasta el presente se puede rastrear en series de siete días, el ciclo semanal. La Tabla #3 es la ubicación anual del tiempo.

El Calendar Generator muestra tres tipos de calendario simultáneamente. En negro está el Gregoriano, en rojo el Sagrado, y en azul el solar. Los tres calendarios ubican el ciclo semanal de 7 días. Note el hecho de que los tres calendarios concuerdan en la manera que ubican el ciclo de siete días. El calendario solar es preciso indiscutiblemente. Esto confirma que los otros dos calendarios también son precisos ya que muestran las series de siete días acorde a las del calendario solar. Vea el vídeo PROVING THE CALENDAR GENERATOR en este sitio web.

Al observar el año de la creación, se puede ver que el día de Pascua, el 14 de Nisán, fija los demás días de guardar para ese año, y no pueden ser movidos, siendo una función de la semana. Esto es cierto para todos los años siguientes hasta el presente. Una vez que Dios inició el movimiento de los cuerpos celestiales nunca cambió.

La Biblia confirma esta manera de ubicar el tiempo con Noé llevando cuenta de los días del año del diluvio – 385, el cual es el año más largo usado en el Calendario Sagrado. Lea el artículo LA INUNDACIÓN DE NOÉ Y EL CALENDARIO DE DIOS para confirmarlo.

Hay dos razones por las que Dios documentó tantas fechas en la Biblia. Primero, traen a la luz el progreso del tiempo, destacando eventos importantes y los días de la semana, tales como los shabbat y cuándo ocurren. Segundo y más importante, muestran la majestuosidad y el poder de Dios estableciendo eventos y haciéndolos ocurrir. Lea el artículo LA DESTRUCCIÓN DEL TEMPLO DE SALOMÓN – FECHA, donde Dios muestra esta destrucción a través de la muerte de Cristo. Dios prueba Su poder y majestuosidad al darle al hombre un reloj inalterable en el cielo, ubicando la historia de la humanidad.

_