Noah's Flood and God's Calendar article by Don Roth Biblical Calendar Proof presentation in Spanish The Ten Virgins and Christ's Return biblical article by Don Roth
Don Roth's Evidence proving the true Biblical Calendar

El Año de 360 Días – No Comprobable Bíblicamente

Artículo Impresa PDF

 

 

360 Días de Año CalendarioAlgunos enseñan que el ciclo de rotación de la tierra alrededor del sol era originalmente de 360 días, creyendo que, como resultado de la Inundación de Noé, Dios cambió la duración del año a los actuales 365.242 días. Primeramente, no hay ningún fundamento bíblico que pueda apoyar esta creencia. El año de 365 días existe desde el principio de los tiempos. Esto se puede comprobar. (Ver video: “Proving the Calculated Calendar” en www.biblicalcalendarproof.com)

Dios no añadió o quitó parte de la tierra, a como existió antes de la inundación. Todos los cambios que Él hizo en la tierra y la atmósfera fueron a nivel interno. Como se sabe, el espacio más allá de la atmósfera no ejerce resistencia al movimiento de los planetas y las estrellas. Por ende, la órbita de la Tierra alrededor del sol era de 365.242 días tanto antes como después de la inundación. ¡Dios no cambió el tiempo! Santiago 1:17, “Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación.”

CREACIÓN DEL TIEMPO

Génesis 1:3, “Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz.” Dios trajo la luz (el sol) para iluminar la tierra. Luego hizo que la Tierra empezara a rotar; así transcurre el primer día de la creación. Debe estar claro que, en este punto en el tiempo, el sol, la luna y las estrellas ya existían, lo cual se demostrará.

En el segundo día Dios preparó la tierra para que la vegetación pudiera crecer. Luego, en el tercer día creó la vegetación. Para que exista vegetación, la distancia del sol es crítica. Por lo que la distancia se debió haber fijado en el primer día, anticipando la creación de las plantas en el tercer día. Génesis 1:14-19, “Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día.”

AJUSTANDO EL RELOJ DE DIOS

Nuestro primer pensamiento puede ser que fue en el cuarto día cuando Dios creó estos orbes; pero recordemos, este era el cuarto día. ¿Cómo se determinó? La Tierra ya había rotado tres veces, con sus períodos de luz y oscuridad. El día ya había sido creado, lo cual requería la existencia del sol. Entonces, ¿cómo se debe entender lo que está pasando en este cuarto día? La clave es entender a qué se refiere la frase del versículo 17, Dios “las puso.” Lo que Dios hizo fue reacomodar el sistema solar para que actuara como un gran reloj. Lo que estos versículos nos dicen es que Dios colocó la Tierra, el sol, la luna y las estrellas en un patrón rotativo que los situó en una posición calendárica del cuarto día de la creación. Él ajustó Su “reloj” al tiempo correcto.

Otro punto por considerar es que las palabras “e” o “y” al inicio de los versículos 16 y 17 fueron añadidas por el traductor; no son parte del hebreo original. Estas palabras incorrectamente infieren que el sol y la luna fueron hechos en el cuarto día.

EL UNIVERSO EXISTÍA ANTES DEL PRIMER DÍA

Empezando en Génesis 1:1-2, el acto original de la creación se separa de la narrativa del primer día de la creación, el cual empieza en Génesis 1:3. ¿Por qué? El Theological Word Book of the Old Testament afirma en la página 214 que la Tierra existía, pero sin forma y vacía, siendo una narración histórica aceptada, un hecho histórico aceptado. Por lo tanto, Génesis 1:1-2 nos muestra la condición de la Tierra y el universo antes del primer día de los siete días de la creación.

NOÉ USA EL CALENDARIO SAGRADO

La cuenta del diluvio también revela que Noé contaba con un buen conocimiento de los elementos del tiempo concernientes al movimiento de la luna alrededor de la Tierra, y de la Tierra alrededor del sol. Se debe considerar que la luna y el sol no eran visibles durante la mayoría del tiempo que Noé se estuvo dentro del arca. Sin embargo, él contó los días y ubicó correctamente los meses conforme pasó el tiempo. Al ver la descripción del arca se puede comprender mejor que la cuenta de los meses hecha por Noé se llevó a cabo mediante la comprensión de cómo el cálculo de los días establece el mes; no por el avistamiento de la luna. Aquellos que creen que el año tenía 360 días piensan que el cambio a 365.242 días ocurrió durante el año del diluvio. Hay que considerar el gran cambio que se necesitaría para pasar de un año con 360 días a uno con 365.242 días. La Tierra tendría que haber desacelerado 5.242 días su trayecto alrededor del sol, y la luna tendría que haber reducido su ciclo alrededor de la tierra medio día.

En Éxodo 16:1-23, Dios nos dice que el decimoquinto día, y el vigesimosegundo día del segundo mes del año del Éxodo correspondían a shabbats. Esta relación entre el mes y el shabbat tuvo que haber iniciado durante el año 1661 después de la creación del hombre/2386 a.C., el año del diluvio, resultando en una rotación fija de los shabbats que empezaría al inicio del año. Las rotaciones del shabbat en la Biblia están fijadas a los meses ya existentes mostrados en Éxodo 16:1. Usando el Calendar Generator, los shabbats se pueden ubicar a través de incrementos de siete días hasta llegar al año de la inundación, probando que el primer shabbat del año del diluvio fue en el quinto día del primer mes. Contar en series de siete mostrará que los shabbats del segundo mes están en el décimo y el decimoséptimo día del segundo mes tal como se muestra en Génesis 7:4, 11. Esto se verifica mediante el uso del Calendar Generator para el año del diluvio, 1661 después de la creación del hombre/2386 a.C., como se muestra a continuación.

Nota: para ver cualquier calendario desde el año de la creación hasta el presente y futuro, vea el Calendar Generator en www.biblicalcalendarproof.com

El calendario a continuación muestra en qué día del mes cae el shabbat en el calendario Gregoriano, en negro; y en el calendario sagrado, en rojo. La línea azul enumera los shabbats conforme ocurren en el calendario solar.

Año 1661 después de la creación del hombre/2386 a.C.

Año 2386 a.C.

Nota: Los shabbats están encerrados en un círculo amarillo conforme son mencionados en Génesis capítulos 7 y 8.

En contraste, el año de 360 días tiene Shabbats empezando solo en uno de siete días. Suceden en el siguiente orden: séptimo, cuarto, primero, quinto, segundo, sexto y tercer día del año. Esta es la única rotación que puede seguirse en la siguiente tabla.

Los primeros shabbats del año de 360 días

 Año   Número de días en el año        Número de Shabbats en el año   Días arrastrados  El día del primer Sabbath del año
1 360  ÷ 
 7   =  51  +  3
2 363  ÷
 7
 =
51  +
6
3 366  ÷
 7
 =
52  +
2
4 362  ÷
 7
 =
51  +
5
  5* 365  ÷
 7  =
52  +
1
6 361  ÷
 7  =
51  +
4
7 364  ÷
 7  =
52  +
0
8 360  ÷ 
 7  =
51  +
3

Como se mencionó anteriormente, el primer shabbat del año del diluvio cayó en el quinto día. El primer Sabbath del presunto año de 360 días se calcula dividiendo 1660 entre 7 para determinar el primer Sabbath del año del diluvio, 1661. Este es el número de ciclos de rotación de shabbat, y completa el quinto ciclo, lo que significa que el año 1661 de 360 días propuesto mostraría el primer Sabbath en el sexto día del primer mes. La Biblia muestra que el primer Sabbath es en el quinto día del primer mes, haciendo imposible una unión de los dos calendarios; por lo que se prueba que el año con 360 días no es posible.

Además, a diferencia del falso calendario de 360 días, el Calendario Sagrado de Dios cambia la rotación del shabbat del año de 365 días cada 128 años, y no se repite sino cada 986 años, haciendo imposible alinear los dos calendarios para cualquier año.

NO SE PUEDE CAMBIAR LA CUENTA DE LOS DÍAS

Recordemos, el día se cuenta mediante una rotación de la tierra. Es imposible perder la cuenta de un día, aunque se pare la rotación de la Tierra. La cuenta para, o se suspende, hasta que la rotación vuelva a comenzar. Por ende, no se puede perder un día, o agregar uno, porque Dios cuenta un día por cada rotación de la Tierra.

CARACTERÍSTICAS ESPECIALES DEL ARCA

Retomando el tema de la inundación de Noé: Génesis 6:16, “Harás una ventana en el arca y la terminarás a un codo del techo, y pondrás la puerta del arca en su costado; la harás con piso bajo, segundo y tercero.” Hay que considerar que la ventana tenía una sola dimensión de 25 pulgadas – un codo – de altura. Como todos los pasajeros del arca respiraban, la ventana era necesaria para la luz, pero más importante como una fuente de aire. Debido a la necesidad de aire fresco, y dado que Dios solo dio una dimensión para la ventana, se puede concluir que la ventana se extendía a lo largo del arca. Nótese que, en Génesis 8:6, Noé abre la ventana. A diferencia de las ventanas modernas de vidrio, estas aberturas tendrían un enrejado para evitar que las aves dejaran el arca. La abertura de la ventana necesitaba un largo alero colgante para evitar que se filtrara la lluvia. Por lo tanto, la vista hacia el horizonte de Noé estaba restringida, lo cual se comprueba con la siguiente escritura. Génesis 8:13, “Y aconteció que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, se secaron las aguas sobre la tierra. Entonces Noé quitó la cubierta del arca y miró, y he aquí, estaba seca la superficie de la tierra.”

Noé necesitaba remover la cubierta para poder ver la condición de la tierra bajo el arca, lo que demuestra que las ventanas no estaban al lado, sino alejadas de la orilla, respondiendo a la necesidad de un largo alerón para prevenir que la lluvia se filtrara. Noé hizo cálculos del paso del tiempo, no por medio de la vista, sino por medio de cálculos del calendario sagrado. Su registro del paso del tiempo resultó en un año de 385 días para el año del diluvio, el cual fue un año de 13 meses inter-calculado. Refiérase el artículo “La inundación de Noé y el calendario de Dios” en www.biblicalcalendarproof.com para un estudio más profundo del tema.                          

LA BITÁCORA DEL TIEMPO DE NOÉ

Génesis 7:11, “El año seiscientos de la vida de Noé, el mes segundo, a los diecisiete días del mes, en ese mismo día se rompieron todas las fuentes del gran abismo, y las compuertas del cielo fueron abiertas.”

 El siguiente está en Génesis 8:4, “Y en el mes séptimo, el día diecisiete del mes, el arca descansó sobre los montes de Ararat.”

Noé anotó que el arca descansó en el séptimo mes, en el día diecisiete del mes, el cual era un shabbat. Si hubiera usado meses de 30 días, el decimoséptimo día habría sido el tercer día de la semana, un martes. Como se menciona en el artículo “La inundación de Noé y el calendario de Dios”, la palabra en hebreo para “reposó” es la misma palabra usada en Éxodo 20:11. “Porque en seis días hizo el SEÑOR los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el SEÑOR bendijo el día de reposo y lo santificó.” Noé guardó esto como una bitácora normal del paso del tiempo, confirmando el Calendario Sagrado de Dios, el cual requería alternar un patrón de meses de 30 y 29 días.

Esto deja claro que el décimo séptimo día era shabbat, lo que implica que el único calendario que Noé pudo haber usado era el Calendario Calculado Sagrado, revelado por Dios a la humanidad. Además, el séptimo mes ocurrió durante el primer período de 150 días, y fue antes de que Dios hiciera que el agua bajase. El artículo antes referenciado explica este fenómeno de cómo el arca llegó al lugar de reposo sin tocar la montaña.

EL AÑO DE 360 DÍAS NO ES POSIBLE

Usando meses de 30 días, un año de trece meses tendría 390 días, el cual no se correlaciona con la cuenta del diluvio. El paso del tiempo que Dios señaló para el año de la inundación es de 386 días. El último día de los 150 días terminó en el primer día del siguiente año, dejando un año de 385 días. Esta es la máxima duración que puede tener un año de 13 meses del Calendario Calculado de Dios, y solo sucede cuando el mes de 29 días es utilizado. Por ende, esto pone el sello de aprobación de Dios en su Calendario Calculado, rastreando el tiempo desde la creación hasta el presente, más de 6,000 años.

Moisés registró esto bajo la inspiración directa de Dios. La verdad innegable es que Noé conocía y usó el promedio de 29.5 días para el ciclo de la luna, lo que se demuestra en su relato de la inundación. Esto también significa que Moisés conocía y entendía la misma información, porque él fue el que la preservó para el beneficio de las futuras generaciones. Esto también explica por qué Dios solo necesitó informarle a Moisés de cual mes debía contarse como el primero. Éxodo 12:2, “Este mes será para vosotros el principio de los meses; será el primer mes del año para vosotros.”

Pablo resume esto en Efesios 4:14-15, “Para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error; sino que, hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo...”

Don Roth
07-05-17

Se calcula eventos bíblicos por fecha La Investigación Biblia

_